Acciona invertirá 4.000 millones de euros en el desarrollo de instalaciones de generación de energía verde en los próximos cinco años, con lo que la compañía reforzará su apuesta por este sector, según anunció su presidente, José Manuel Entrecanales.

El grupo sumará así dotaciones por una potencia total de 5 gigavatios (GW) a la cartera de 10.117 megavatios (MW) que ya tiene instalada y en operación, un 56% en España y otro 44% en el exterior, y que ya le convierte en uno de los principales actores mundiales del sector. En el marco de esta «aceleración» de su negocio de renovables, Acciona materializará su anunciada vuelta al mercado español, que estuvo al margen de sus inversiones en los últimos años.

En la actualidad, considera que el Plan de Nacional Integrado de Energía y Clima aprobado por el Gobierno presenta «oportunidades de inversión» que Acciona «intentará aprovechar» en paralelo a los desarrollos que acometa en otros mercados, fundamentalmente Estados Unidos, México, Chile y Australia.

En esta ‘vuelta a casa’, la compañía ampliará además su negocio más allá de las instalaciones eólicas, para entrar en otras tecnologías como la fotovoltaica, la termosolar e incluso la biomasa. También acudirá, «con la debida precaución», a las subastas de capacidad que se convoquen.

Asimismo, Entrecanales atisba una «gran capacidad de inversión en la hibridación», esto es, en levantar instalaciones renovables paralelas y complementarias a las ya en servicio para optimizar la capacidad de sus líneas de evacuación de la energía, así como en los contratos de suministro para grandes clientes que requieran construir la instalación.

En este sentido, la firma asegura estar en conversaciones con varios «grandes consumidores electrointensivos», dado su convencimiento de que las renovables pueden ser «la solución» a los problemas que afrontan este tipo de industrias. Ante su plan inversor, Acciona cuenta con una cartera de proyectos para desarrollar, que por vez primera ha hecho pública, y que asciende a un total de 13 GW, de los que precisamente los referidos 5 GW están en «avanzada fase de desarrollo».

Asimismo, del total de la cartera, 3,3 GW se ubican en España y, de ellos, 1,3 GW se encuentran avanzados, según detalla la compañía en su presentación de resultados. Entrecanales reconoció que actualmente se está dando una «explosión de regulación y de inversión» en el sector, al calor del «interés» de los inversiones en el grado en que las compañías cumplen determinados parámetros de sostenibilidad.

NUEVO SOCIO EN INTERNACIONAL

Durante la presentación de resultados anuales, el presidente de Acciona avanzó que ultima el cierre de la entrada de un nuevo socio en la filial de parques eólicos internacionales mediante la compra de la participación del 33% que actualmente tiene KKR.
«Las conversaciones con los potenciales nuevos socios avanzan muy bien y posiblemente se pueda cerrar en próximas semanas», indicó Entrecanales.

Acciona descartó de plano contemplar una operación para convertir en filial, ‘independizar’ o sacar a Bolsa su división de energías renovables a pesar del cada vez mayor peso de este negocio tras las nuevas inversiones.
«No queremos, ni nos interesa», aseguró tajante el presidente del grupo, que además rechazó la «artificial y tradicional» distinción de sectores de actividad.

Así, explicó que Acciona «no es una empresa de un sector u otro, del constructor o del energético», sino que su sector de actividad, su foco de negocio, es la sostenibilidad. «Nos dedicamos a intentar contribuir a resolver algunos de los retos de nuestro tiempo», aseveró Entrecanales, «ya sea construyendo infraestructuras sostenibles o dotaciones de energía verde, o desaladoras».

Acciona obtuvo un beneficio neto de 352 millones de euros en 2019, lo que supone un incremento del 7,2% respecto a la ganancia del año anterior, que incluyó plusvalías por las ventas de activos y por la resolución del contrato de gestión de la empresa de agua catalana ATLL.

Los resultados del grupo que preside José Manuel Entrecanales se disparan un 60,3%% en caso de excluir de las cuentas los impactos extraordinarios de estas desinversiones, entre las que figuran las plantas termosolares que tenía en España y la naviera Trasmediterránea, según informó la empresa. Las ventas de estos activos también tuvieron reflejo en la cifra de negocio, que se contrajo un 4,2%% el pasado año, hasta situarse en 7.191 millones de euros.