El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha puesto cifras a su pesimismo con la crisis económica global que seguirá a la pandemia del Covid-19. El organismo prevé para España una caída del 8% en el Producto Interior Bruto (PIB) y estima que el desempleo crecerá hasta el 20,8%. Esta estimación supone una caída del 9,6 puntos porcentuales sobre las previsiones que tenía el FMI para España antes de que se precipitara la crisis del coronavirus.

Para 2021, sin embargo, la institución que dirige Kristalina Georgieva cree que la actividad económica crecerá un 4,3%, es decir, 2,7 puntos porcentuales más de los que creía que iba a avanzar el pasado mes de enero.

Es una crisis como ninguna otra», ha asegurado la economista jefa del FMI, Gita Gopinath, quien ha alertado de que, a la magnitud del ‘shock’, hay que sumar la incertidumbre sobre su duración o intensidad.

«Es muy probable que la economía global experimente su peor recesión desde la Gran Depresión [de los años 30], sobrepasando la vista durante la crisis financiera global de hace una década. Se prevé que la Gran Reclusión, como se podría llamar, disminuirá el crecimiento global de forma dramática», ha agregado Gopinath.

Entre las economías más avanzadas, solamente Italia registrará una recesión mayor que la de España, con una contracción de su PIB que llegará al 9,1% en 2020, de acuerdo con las estimaciones del FMI. Francia, Alemania y el conjunto de la zona euro caerán más de un 7%, mientras que Reino Unido lo hará un 6,5%, Canadá un 6,2%, Estados Unidos un 5,9% y Japón un 5,2%. La media de las economías avanzadas se desacelerará un 6,1%.

China, sin embargo, saldrá airosa de esta crisis en 2020. El FMI le otorga una estimación de crecimiento del 1,2% para este año y del 9,2% para 2021, si bien la economía emergente que mejor lo hará este año será India, con un avance del 1,9%.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos destacan que estas estimaciones apuntan a una «intensa caída de la actividad en 2020 coherente con las fuertes medidas de contención adoptadas por el Gobierno para frenar la extensión de la pandemia», pero que la crisis tendrá una duración «acotada», como demuestra la proyección de que España crecerá un 4,1% el año que viene.

Las mismas fuentes añaden que, a pesar de estas previsiones, el FMI ha incluido a España entre los países con una respuesta fiscal más fuerte y rápida a la crisis sanitaria del Covid-19, al igual que a Australia, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos.

Entre los mercados emergentes, la peor parte se la llevará México, con una contracción del 6,6% del PIB, seguida por Sudáfrica (-5,8%), Rusia (-5,5%) y Brasil (-5,3%).

El paro llegará al 20% este año

Otro mazazo del FMI se encuentra en sus previsiones para el desempleo en España. El organismo cree que se alcanzará el 20,8% este año, frente al 14,1% de 2019, aunque estima que se reducirá hasta el 17,5% en 2021.

Estas previsiones convierten a España en la economía avanzada que sufrirá un desempleo mayor y contrastan con las estimaciones de paro para Italia, que son del 12,7% para 2020 y el 10,5% para 2021.