El Banco Santander ha cancelado el pago a los accionistas del segundo dividendo de 2019 y todo el de 2020, liberando así capital como para aumentar en 90.000 millones de euros su capacidad disponible para dar más crédito a empresas y familias en todos los países donde opera. «Soy consciente de que para muchos miles de personas que valoran de manera especial el dividendo, esto no es una buena noticia y puede suponer mayor presión financiera en un momento ya de por sí malo».  Con estas palabras, Ana Botín, presidenta del Banco Santander, explicaba la decisión tomada por el Consejo a principios de abril, anunciada en la Junta de Accionistas virtual que mantuvo el día 3. «Tenemos que considerar, al tomar este tipo de decisiones, el interés general de todos los accionistas, pero también de la sociedad en su conjunto, y actuar velando por la sostenibilidad del Grupo y las indicaciones del supervisor».

Durante su discurso ante la Junta, Ana Botín asumió que la misión principal del banco de contribuir al progreso de las personas y las empresas es la misma «tanto en los buenos como en los malos momentos». «Esta crisis es distinta de la financiera de 2008, hoy los bancos somos parte de la solución», aseguró. Con más de 100.000 de sus 200.000 teletrabajando en casa -las restricciones y los grados de confinamiento doméstico varían dependiendo de cada país- y habiéndose convertido en una de las empresas más comprometidas con la lucha contra el coronavirus en todas las geografías donde opera, el Banco Santander, como primera entidad financiera de España, Europa y Latinoamérica, quiere ser el mejor ejemplo de banca responsable en el mundo también con la sociedad que nos encontremos tras haber superado la pandemia. De ahí que aparte de haber lanzado ya decenas de iniciativas de aplicación inmediata contra la crisis del coronavirus en todas sus filiales, dotarse de más capital básico en estos momentos es lo más adecuado para poder ofrecer a la sociedad civil más crédito. 

Principales iniciativas

Entre esas iniciativas, destacan algunas como proporcionar liquidez a las empresas que afrontan dificultades, iniciar períodos de carencia de pago de créditos, establecer moratorias hipotecarias, garantizar el mantenimiento del 100 por cien del empleo en el banco, conceder nueva financiación a clientes, donar fondos para la sanidad pública, cubrir los costes salariales de sus proveedores de servicios para que tampoco tengan que despedir a nadie, volcar su estrategia de patrocinios para recaudar fondos destinados a la lucha contra el coronavirus, cerrar la mayor parte de las sucursales dejando las imprescindibles para cumplir con el servicio público, recortar voluntaria y drásticamente los salarios de la alta dirección y destinar este dinero a la compra y donación de materiales médicos

«Apoyando a las empresas y a las familias ahora, ayudaremos a la economía a recuperarse más rápido, a las personas a volver a sus trabajos y a generar el crecimiento que impulsará nuestro negocio y generará retornos a nuestros accionistas en el futuro». Posiblemente, el próximo octubre el Santander vuelva a convocar una junta extraordinaria para tomar más decisiones, una vez haya más visibilidad sobre cuál será la previsible evolución de las sociedades y sus economías en cada país. Hasta entonces, como asegura Botín, «esta crisis global exige una respuesta global y coordinada, para combatir el virus, debemos trabajar juntos todos colaborando».

A medida que la pandemia evoluciona en los diferentes mercados, el banco reevalúa la situación a diario y toma medidas acordes con las necesidades específicas de cada país y cada mercado particular», explica el Santander. «Somos un banco responsable y nuestra prioridad es proteger la salud de nuestros empleados, clientes y accionistas, al tiempo que contribuimos a la del conjunto de la sociedad. Queremos también ayudarles en las dificultades que puedan tener como consecuencia de la actual pandemia que sufrimos a nivel global a causa del coronavirus. Por ello, hemos puesto en marcha planes de contingencia en las geografías en las que operamos para contribuir al bienestar de todos».

El Santander tiene comités en todos sus países donde monitoriza cada situación, y ha activado protocolos y acciones para ayudar a mitigar los efectos del virus y su propagación. «Nos hemos encargado de asegurar que nuestros proveedores clave -explica el banco- tienen planes de contingencia que certifican la continuidad de la actividad con el fin de garantizar el correcto funcionamiento de nuestros servicios. También hemos publicado contenidos, por vías de comunicación externas e internas, para mantener informados en todo momento a nuestros profesionales, clientes, accionistas e inversores. De forma paralela, hemos puesto en marcha medidas específicas para cada uno de nuestros grupos de interés en función del país en el que se encuentran». 

Las principales medidas anunciadas han sido:

Centro corporativo (España)

  • Creación de un fondo con al menos 25 millones de euros, financiado por una reducción en la retribución del consejo y de la alta dirección, y al que también pueden hacer aportaciones el resto de empleados para facilitar material y equipamiento médico que ayude a frenar el virus. La presidenta y el consejero delegado se han recortado el sueldo un 50 por ciento.
  • Renuncia a cualquier pago de dividendos en 2020 y consolidarlos con cargo a los resultados de 2020 en un único abono en mayo de 2021. Eso asegura al banco la flexibilidad necesaria para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectados por la pandemia del coronavirus. El banco cumple con los requisitos de capital para mantener su política de dividendos actual (es decir, el pago de entre el 40 y el 50% de sus beneficios) y, gracias a sus colchones de capital, «se encuentra en una posición cómoda para responder a los requerimientos normativos». No obstante, el Consejo se ha comprometido a volver a revisar el pago del dividendo que en su momento se derive de los beneficios que se produzcan en 2020, «con el fin de canalizar recursos para apoyar a las personas y empresas que lo necesiten». 

Santander España

  • 20.000 millones de euros en créditos preconcedidos para apoyar a las empresas afectadas. Esto es fundamental para su liquidez, es decir, para tener dinero en el día a día con que pagar sueldos y proveedores.
  • Nueva línea de crédito ICO de 400 millones de euros para empresas y autónomos.
  • Cierre de algunas sucursales y reducción del horario de apertura.
  • Moratoria hipotecaria.
  • El banco se ha comprometido a mantener la totalidad del empleo en España (29.000 personas) renunciando a cualquier ERTE y ayudará a que los proveedores también mantengan el empleo, cubriendo los costes salariales de aquellos más vulnerables. Hay que recordar que, a fecha de hoy, en España se ha producido una avalancha de ERTEs que afecta a cientos de miles de trabajadores.
  • Santander ha donado 4 millones de euros a la Comunidad de Madrid para la instalación de 2.000 nuevas camas en un hospital de campaña y para comprar 1 millón de máscaras y respiradores.
  • El equipo directivo de Openbank, filial online del Santander, ha donado por su parte 100.000 euros para la compra de material médico para combatir el virus.

Reino Unido

  • Moratoria hipotecaria global de tres meses.
  • Apoyo a los clientes dándoles acceso sin penalización a productos de renta fija.
  • Línea telefónica de ayuda para los clientes particulares, chat incluido.
  • Apoyo al plan gubernamental de “Préstamos por interrupción de la actividad empresarial a causa del coronavirus” con préstamos y  flexibilidad en descubiertos.
  • Apoyo a clientes particulares en descubiertos, tarjetas de crédito o cuentas de ahorro.
  • La Fundación Santander dona un millón de libras a las organizaciones Age UK y Alzheimer’s Society para apoyar a personas muy vulnerables en estos momentos.

Portugal

  • Moratorias en los préstamos personales e hipotecas de hasta seis meses. 
  • Renegociación de los préstamos a pequeñas y medianas empresas para ofrecer un período de gracia en el capital de hasta un año.
  • Nueva línea de liquidez de 4.000 millones de euros para pymes con condiciones acordadas de antemano.
  • Se han suspendido comisiones a comercios y clientes particulares.
  • Servicio médico gratuito para clientes.

Polonia

  • Santander Bank Polska ha donado dos millones de zlotys (alrededor de 450.000 euros) para la adquisición de equipamiento médico para ocho hospitales polacos. El banco también ha anunciado que aportará la misma cantidad que se capte en la recaudación de fondos anunciada por su fundación. 
  • Moratoria de entre tres y seis meses para hipotecas y préstamos personales.
  • Para pymes: periodo de gracia en los pagos de entre tres y seis meses y extensión automática de los préstamos.
  • Línea de ayuda gratuita para las pymes con servicio de contabilidad electrónica, información sobre las prestaciones del banco.
  • Cancelación de las comisiones por sacar dinero en cajeros de otros bancos y por retiradas de efectivo en comercios.
  • Santander Polska ha publicado un libro electrónico gratuito sobre educación financiera para niños con el fin de apoyar a los padres que se han quedado en casa con sus hijos.

Santander Consumer Finance

  • Santander Consumer en Alemania (SCB) ofrecerá a los concesionarios la suspensión del pago durante 90 días en la financiación del stock. Los vehículos arrendados podrán usarse durante tres meses adicionales.
  • En Alemania, los clientes de préstamos al consumo pueden aplazar cuotas de abril a junio si hay pérdida de ingresos por el virus y ello pone en riesgo su sustento.
  • SCB apoya con 30.000 euros el Fondo Goethe Corona, de la Universidad Goethe de Frankfurt, y al Hospital Universitario de Frankfurt para investigación y cuidado de pacientes.

Estados Unidos

  • Santander Consumer USA está extendiendo los aplazamientos de pago, renunciando al cobro de cargos por mora y facilitando las prórrogas para los arrendatarios que no pueden devolver sus vehículos.
  • 25 millones de dólares en préstamos a las Instituciones Financieras de Desarrollo Comunitario (CDFIs por sus siglas en inglés) para préstamos a pequeñas empresas.
  • Suspensión temporal de pagos, reembolso de algunas comisiones y suspensión de ejecuciones hipotecarias para clientes minoristas.
  • Permiso pagado a los empleados de hasta 80 horas si no pueden trabajar. Ayuda de 250 dólares a la semana para los clientes de sucursales y otros clientes.

México

  • Moratoria en préstamos, tarjetas de crédito e hipotecas por hasta cuatro meses.
  • Financiación sin intereses por hasta tres meses de las compras realizadas en supermercados online  y entre 5 y 10 meses en las compras en farmacias, laboratorios y hospitales.
  • Las sucursales se mantienen con una dotación mínima de personal (un máximo de 10 personas en la oficina).
  • Brasil
  • Extensión de 60 días en los vencimientos de préstamos.
  • Santander exime a las microempresas formadas por una persona de pagar comisiones durante dos meses.
  • Línea de crédito a compañías, especialmente para pymes, con tres meses de moratoria.
  • Extensión del 10% en el límite de las tarjetas de crédito.
  • Descuento del 12% para todas las compras realizadas por internet con tarjetas Santander en farmacias dentro del programa de fidelización Esfera.
  • Reducción del horario en algunas oficinas, algunas permanecerán cerradas.
  • Las oficinas con mayor afluencia de clientes pensionistas tendrán un horario exclusivo para los más mayores de nueve a diez de la mañana.
  • No se producirá recorte de empleo durante el periodo más crítico del virus.
  • Los principales bancos privados del país (Itaú, Bradesco y Santander) unirán fuerzas contra el virus con cinco millones de test rápidos, respiradores y equipamiento de protección. 

Argentina

  • Línea de crédito de 1.000 millones de pesos (alrededor de 14 millones de euros) para micro, pequeñas y medianas empresas para facilitar el teletrabajo.
  • Se incentivará el uso de canales digitales ya que los clientes en Argentina solo podrán operar virtualmente. Las oficinas de todos los bancos están cerradas al público por requerimiento de las autoridades.

Chile

  • 6.000 millones de dólares (alrededor de 5.400 millones de euros) en préstamos preconcedidos para consumo, hipotecas, pymes y empresas.
  • Desde abril los clientes pueden renovar sus créditos al día (con tres meses de periodo de gracia).
  • Desde abril, los clientes podrán posponer tres meses el pago de sus hipotecas.
  • Santander Chile se ha unido al Fondo de Emergencia, creado para alcanzar al menos entre 34.000 millones de pesos chilenos (unos 37 millones de euros) y 50.000 millones de pesos chilenos (unos 54 millones de euros).

LaLiga Santander Fest: un concierto con 50 millones de espectadores

El Banco Santander también ha revisado sus estrategias de patrocinio, para orientarlas hacia el combate contra el coronavirus y sus efectos sanitarios, sociales y económicos. LaLiga Santander es el principal patrocinio del Santander en España y se está convirtiendo en otra pieza del compromiso global del banco para apoyar el esfuerzo común ante la pandemia. En marzo se unió al desafío «LaLiga Santander Challenge» -propuesto por el influencer de los videojuegos Ibai Llanos-, que recaudó cerca de 200.000 euros para UNICEF, y luego promovió un macroconcierto benéfico virtual, junto con LaLiga y Universal Music, donde estrellas de la música y futbolistas profesionales consiguieron reunir más de un millón de euros para la sanidad pública. 

El concierto, llamado LaLiga Santander Fest, fue retransmitido online en 180 países, por todas las webs y redes sociales de LaLiga y del Banco, y se ha convertido en uno de los conciertos más vistos de la historia: 50 millones de espectadores. La Fundación Banco Santander se ha ocupado de la distribución de la recaudación. El dinero recaudado, además de material médico comprado y transportado hasta España por el Santander por valor de otro millón, han sido entregados a través de la Fundación Banco Santander a las autoridades sanitarias de España.