Los profesionales de más de 50 años podrían tener un peso muy relevante en la recuperación económica tras la pandemia del coronavirus gracias a su «gran experiencia» en la gestión de situaciones extremas, según sostienen varios expertos consultados por Generación SAVIA, el proyecto de la Fundación Endesa y la Fundación máshumano para impulsar la empleabilidad de este grupo de trabajo.

Generación SAVIA, que suma en su plataforma a más de 20.000 profesionales de más de 50 años, ha consultado con el entorno empresarial cómo cree que afectará esta crisis a este grupo de trabajo. Según el Ministerio de Trabajo, la pandemia ha destruido 760.000 empleos, mientras que cerca de tres millones ya se han sumado a distintos tipos de regulaciones temporales de empleo (ERTE).

El 57% de los ejecutivos de entre 50 y 64 sigue estando sin empleo y el 70% de ellos lleva más de un año desempleado

Se considera, además, que 1,2 millones de trabajadores que actualmente están afectados por un ERTE perderán finalmente su empleo. Este panorama puede crear dificultades añadidas para que se reincorporen al mercado laboral personas mayores de 50. Por ahora, los niveles de paro de los profesionales ‘senior’ han sufrido un leve descenso en los tres primeros meses del año, según datos de la EPA, respecto de los últimos datos de diciembre de 2019, si bien con una distribución desigual: el crecimiento del paro entre las mujeres se ha visto más que compensado por el descenso entre los hombres. Con todo, el 57% de los ejecutivos de entre 50 y 64 sigue estando sin empleo y el 70% de ellos lleva más de un año desempleado.

El número de parados mayores de 50 años se ha duplicado en los últimos 10 años y ya antes de la crisis del Covid-19 era cercano al millón. La edad es responsable de que más de la mitad de los currículos que llegan a las empresas españolas de más de 50 años sean descartados sin ser estudiados, según reciente informe de la Fundación Adecco.

Los mejores para remontar la crisis

La opinión de los expertos consultados es unánime: los profesionales de más de 50 años están más cualificados para remontar en los tiempos de crisis que se avecinan. «Los profesionales ‘senior’ están mejor preparados, entre otras cosas, porque en sus vidas han tenido normalmente experiencias, sucesos y conocimientos que conforman una trayectoria vital que ayuda, sin duda alguna, a remontar mejor las incertidumbres que siempre acompañan a las situaciones de crisis, tanto en el plano individual como colectivo”, comenta el abogado laboralista Juan Antonio Sagardoy, presidente de honor de Sagardoy Abogados.

Sagardoy, además, prevé que la experiencia y el conocimiento son unos valores que en sí mismos están en la edad. «Creo que, en la etapa que se nos avecina, los ‘seniors’ seguirán teniendo un papel importante y fructífero», añade.

La mejor medida para fomentar el empleo de los ‘seniors’ consiste en organizar escuelas y centro de formación para el reciclaje laboral, según explica De la Villa

Las medidas excepcionales aprobadas por el Gobierno para aliviar la situación de los trabajadores afectados por un ERTE no son de aplicación para quienes ya estaban en paro antes de la pandemia. Sin ofertas de empleo y con el mercado de contrataciones muy paralizado a corto y medio plazo, sus meses de prestación siguen corriendo «desfavorablemente», apunta Generación Savia.

Para el también abogado laboralista Luis Enrique de la Villa, de Hogan Lovells International, la mejor protección de los ‘seniors’ no puede conseguirse a «muy corto plazo y menos en un contexto tan económicamente castigado como es el actual».

«Se trata de ir adoptando medidas para que los efectos empiecen a notarse a plazo medio. Aparte de las ya conocidas, como subvencionar de diversas maneras el empleo de los mayores —bonificaciones de cuotas y desgravaciones fiscales, preferentemente— la mejor medida es organizar escuelas y centros de formación para el reciclaje de quienes carecen de las competencias que reclama el mercado de trabajo», argumenta.

¿Habrá lugar para los ‘seniors’ en la era ‘postcovid’?

La incertidumbre sobre el futuro del mercado laboral obliga a hacerse una pregunta: ¿Habrá lugar para los ‘seniors’ en la era ‘postcovid’? Tomás Pereda, responsable de la Red de Empresas de Fundación máshumano, cree que la edad dota de más virtudes al trabajador: «La experiencia vital del ‘senior’ le permite ver las cosas con la distancia necesaria para evitar egos inútiles, pues no tienen ni ambición de poder ni deseos de plantearse una carrera profesional tradicional, sino solo ser de utilidad por sentido de servicio al equipo, a la sociedad, y a uno mismo».

Estas capacidades que sí tienen los ‘seniors’ hizo que varias compañías se planteasen, incluso antes de la Covid-19, las posibilidades y ventajas de plantillas intergeneracionales. En palabras de Alfredo Arahuetes, profesor y Doctor en Economía de la Universidad Pontificia Comillas, los ‘seniors’ serán esenciales para la «cohesión de la sociedad, para los diálogos interpersonal e intergeneracional». Unas cualidades que son «imprescindibles si queremos potenciar la capacidad de comprensión y entendimiento, y para potenciar la cooperación que será necesaria en la superación de la crisis».

La fórmula perfecta

Generación SAVIA apunta a que el cóctel de la experiencia de los ‘seniors’ y con el empuje de los millenials parece la fórmula perfecta para que las empresas desarrollen un sistema de trabajo más inclusivo y menos discriminatorio.

«Los perfiles ‘senior’ están acostumbrados a resolver las problemáticas generadas por los cambios producidos en el entorno, más que por su propia actividad, y este aprendizaje incorpora actitudes y competencias que resultan muy útiles en cualquier situación en la que se requiere afrontar nuevos retos: capacidad analítica, pensamiento crítico, adaptación al cambio, toma de decisiones y solución de problemas con nuevas perspectivas, serenidad, templanza y normalidad», comentan Teresa Bernabé y Susana Julián, socias de Galaris Desarrollo.

Los ‘seniors’ aportan, además, a la comunicación y gestión de los clientes: «Muchos compañeros acuden a ellos para consultar dudas o conseguir apoyos»

En opinión de Ángel Javier Vicente, director de personal, transformación y organización del Grupo Cofares, el personal ‘senior’ tiene «mucho que aportar en materias como la comunicación y gestión de los clientes». «Son trabajadores a los que muchos compañeros de ámbito profesional o personal acuden muy frecuentemente para consultar dudas o conseguir apoyos. No olvidemos que la edad es siempre un grado y que lo es, sobre todo, la edad laboral por el expertise adquirido con el paso de los años», agrega.

Por todo ello, se está extendiendo la idea de que estos profesionales pueden hacer una gran contribución a la recuperación económica. Italia, por ejemplo, ha elegido al veterano ex CEO de Vodafone, Vittorio Colaode 61 años, para liderar la reconstrucción del país por su reconocimiento internacionalla sensación de seguridad a los socios europeos, así como la paciencia y la capacidad de escoger el momento oportuno para afrontar los contratiempos. Y pocos dudan de la gran experiencia de dos políticas como Angela Merkel (65 años y canciller alemana) y  Tsai  Ing-Wen, de 63 años y primera presidenta de Taiwán.

«Los mayores de 50 años serán necesarios y determinantes. Por ejemplo, los perfiles de SAVIA están adaptándose y formándose en nuevas capacidades digitales que serán clave en el futuro postCovid»añade al respecto Rodrigo Miranda, director general de la escuela en transformación digital ISDI

En palabras de Elena Fernández, de N-Acción, la experiencia y la sabiduría son las «mejores herramientas para afrontar nuevas situaciones una vez que recordamos haber pasado por situaciones similares en nuestras vidas, con qué recursos contábamos para afrontarlas y en qué estrategias nos apoyamos para ello». Aprovechar esta información y esta experiencia puede ayudarnos mucho para superar esta pandemia y seguir adelante», concluye.