El Gobierno de Canarias seguirá insistiendo en que los turistas que se desplacen a las islas a partir del 1 de julio deberían pasar un test de covid-19 antes de emprender su viaje y está dispuesto a hacerlos a la llegada, si no se consigue convencer a otros países de la conveniencia de esa medida.

«Un test serológico que cuesta 20 euros debería hacerse antes de subirse a un avión a pasar unas vacaciones (…) Si no se consigue que se hagan en origen, los haremos en destino», ha manifestado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, a la cadena SER.

Torres ha recordado que cada domingo, en la reunión semanal de Pedro Sánchez con todos los presidentes autonómicos, insiste en este asunto como la mejor opción para reactivar el sector turístico sin riesgo a exponerse a rebrotes por contagios importados.

Sin embargo, ha reconocido que se trata de un asunto complejo, «que no depende solo del Gobierno de España», sino de acuerdos con los países de origen de los turistas, por lo que también están pensando en un modelo alternativo de control en destino, es decir, en la llegada a Canarias del viajero. «A todo viajero», ha precisado cuando le han preguntado si se estaba refiriendo solo a los turistas procedentes del extranjero.

El presidente de Canarias ha recordado que todos los casos iniciales de la pandemia en las islas, desde el primero de España (diagnosticado a un turista alemán en La Gomera el 31 de enero), «fueron importados», por lo que cree prudente tomar medidas para no dar «pasos atrás» en la situación epidemiológica «privilegiada» que tiene en estos momentos la comunidad autónoma respecto al covid-19.

Preguntado por la decisión de Baleares de sumarse a una prueba de entrada de turistas alemanes desde este mismo lunes, Torres ha contestado que la fecha que sigue manejando Canarias para el regreso del turismo internacional es la de la apertura de las fronteras exteriores de España, marcada para el 1 de julio.