El presidente ejecutivo y consejero delegado de American Express en España, Juan Orti, considera difícil predecir los impactos por la crisis del coronavirus pero asegura que «en España estamos enfocándonos en lo que podemos controlar, priorizando las iniciativas que nos den cierta garantía de éxito. Hemos logrado una reducción de costes sin tocar la plantilla. También estamos prestando mucha atención a nuestros clientes, que son nuestro principal activo».

El representante de una de las principales filiales de la multinacional estadounidense en el sur de Europa añade, en una entrevista a Expansión recogida por Servimedia, que «hemos aprobado programas a corto y largo plazo de respuesta a la pandemia para relajar los impactos en nuestros clientes de sus obligaciones financieras. Nuestra intención es salir de la crisis con las relaciones con clientes intactas. Muchos de ellos han tenido problemas y les queremos apoyar. Por eso, hemos participado en la financiación a través de créditos del ICO».

«El comercio electrónico es un pilar estratégico y estamos viendo un crecimiento»

Juan Orti considera que «el comercio electrónico es un pilar estratégico y estamos viendo un crecimiento. Priorizamos inversiones para que la experiencia del cliente en este segmento sea aún mejor. En viajes, aun así, estamos seguros y confiados, porque somos muy relevantes. Habrá un impacto a corto plazo, quizás en empresas, pero a largo plazo viajar seguirá siendo algo inherente al ser humano».

También están «viendo cierta mejora a nivel global desde el suelo que tocamos con el confinamiento estricto. En general, el ‘ecommerce’ tiene un crecimiento muy saludable, que sigue mejorando. Parte de los nuevos hábitos, como las compras online, están aquí para quedarse».

Teletrabajo

El presidente de American Express en España resalta que el 99% de la plantilla ha estado trabajando desde casa con total normalidad. «A final de año no queremos que vuelva más del 50% de la plantilla a las oficinas. Será un proceso gradual y se tendrán en cuenta las circunstancias de cada país. Durante 2020 y 2021, la oficina será un lugar alternativo de trabajo. Nos basamos en las personas», explica.

Por último, Juan Orti quiere que «se incremente la libre competencia en el mercado de los pagos porque así se generan mejores servicios y precios. Queremos que cubran las necesidades de los usuarios y que haya interoperabilidad global para que Europa no pierda relevancia. Se han de generar incentivos para que haya inversión en la UE y que compense a largo plazo. Estamos viendo a nivel global una cierta mejora respecto al suelo que tocamos con el confinamiento estricto».