Orange Bank y Mastercard han lanzado una tarjeta de débito 100% móvil que no obliga al cliente a disponer de una física pero sí se lo permite. Es, además, la primera que se lanza en la zona euro sin numeración, fecha de caducidad ni CVC (el código de seguridad que aparece en la parte de detrás del plástico y que sirve para verificar la tarjeta), datos que estarán disponibles en la aplicación móvil de la entidad.

Los clientes del banco que Orange lanzó en España el pasado otoño y que por el momento solo está disponible para usuarios de la teleco tienen ya disponible la tarjeta en su aplicación móvil, siempre que tengan saldo en su cuenta.

El cliente podrá solicitar una tarjeta física, pero no llevará información sensible

Se trata de una tarjeta en la que solamente aparece el nombre del cliente y no están grabados ni la numeración del plástico ni la fecha de caducidad ni el CVC, información sensible que se muestra habitualmente en las tarjetas bancarias y que en este caso solamente estará disponible en la aplicación móvil y previa autorización del cliente.

La tarjeta en principio es móvil, pero el cliente puede pedir su impresión en plástico si lo prefiere. En todo caso, ni siquiera en la tarjeta física aparecerán sus datos, con lo que se evitan los mayores problemas en caso de robo o pérdida.

Esta iniciativa es posible gracias al programa Digital First de Mastercard, que permite evitar la impresión de estos datos, pero el caso de Orange Bank es el primero en el que se utiliza en la zona euro.

Al igual que ocurre con otras tarjetas bancarias, el cliente podrá, a través de la aplicación, encender o apagar («congelar o descongelar») la tarjeta, cancelarla o controlar el límite de gasto.