Portugal volvió a registrar el precio más bajo del mundo en la subasta de energía solar realizada esta semana al adjudicar un lote a 11,14 euros por megavatio hora (MWh), en una puja en la que se colocaron un total de 670 megavatios (MW), informó el Ministerio de Ambiente y Acción Climática.

Entre las empresas que se hicieron con alguno de los lotes se encuentran las españolas Iberdrola, Endesa, Audax y Enerland. Es el precio más bajo registrado en una subasta solar en todo el mundo hasta la fecha, también por debajo de la última subasta de energía solar realizada en Portugal, en julio de 2019, cuando se vendió un lote a 14,76 euros por MWh, lo que en aquel momento también marcó un mínimo a nivel mundial.

En la subasta de este año, que se produjo este lunes y martes, se adjudicaron 12 lotes, con una capacidad total de 670 MWh, en las modalidades de almacenamiento (483 MW), compensación al sistema (177 MW) y contrato por diferencias (10MW).

La surcoreana Hanwha Q-Cells se hizo con la mitad de los lotes, con una capacidad total de 315 MW, mientras que el resto fueron adjudicados a las españolas Iberdrola, Endesa, Audax y Enerland y a la francesa Tag Energy.

Sobre la ausencia de empresas portuguesas, el ministro luso de Ambiente, João Matos Fernandes, señaló en rueda de prensa que «Iberdrola y Endesa son dos de los grandes ‘players’ en Portugal».

Recordó además que no se trata de «una subasta de tarifas, sino de un bien muy escaso que son los puntos de acceso a la red», y por tanto para una empresa que ya está en Portugal y ya accede a la red supone menos valor.

Ganancias a largo plazo

La subasta va a generar ganancias para los consumidores de unos 559 millones de euros en los próximos 15 años, y, a largo plazo, el precio de la electricidad pagado por los portugueses será más bajo gracias a estos resultados, aseguró Matos Fernandes.

«Estamos creando las condiciones para llegar a 2030 garantizando que el 80 % de la electricidad que vamos a consumir tiene como origen fuentes renovables», dijo el ministro.

En la subasta de 2019 ya se habían adjudicado 1.150 MW, con la francesa Akuo (370 MW) y la británica Aura (168 MW) como las compañías que se llevaron una mayor potencia.

Varias empresas españolas también se hicieron con lotes: Iberdrola (149 MW), Solaria (49 MW), Prosolia (29 MW) y Enerland 2007 (15 MW).

El Gobierno informó de que los adjudicatarios de 2019 ya han elegido los terrenos donde instalarán sus centrales fotovoltaicas y han presentado la documentación al respecto y ahora se encuentran en proceso de obtener las licencias de producción.