Vodafone ha realizado el primer vuelo con un dron controlado por la red 5G más allá de la línea de vista y equipado con un desfibrilador para facilitar atención sanitaria urgente en un simulacro de emergencias, logrando ser cuatro veces más rápido que una ambulancia.

Gracias a las prestaciones tecnológicas de baja latencia que ofrece la red 5G, Vodafone ha mostrado a través de este vuelo pionero las ventajas de los drones para transportar material de emergencia, como los desfibriladores, en un simulacro de parada cardiorrespiratoria que ha conseguido reducir en cuatro veces el tiempo de llegada al paciente en comparación con una ambulancia.

Los drones no tripulados pueden realizar un trayecto en línea recta sin visión del horizonte de hasta 10 kilómetros, a diferencia de una ambulancia, superando así barreras geográficas o urbanas y aumentando considerablemente la posibilidad de que una persona sobreviva a un paro cardíaco.

La prueba se ha llevado a cabo en el centro de vuelos experimentales ATLAS (Air Trafic Laboratory for Advanced Unmanned Systems) de Villacarrillo (Jaén), que cuenta con un espacio aéreo de unos 1.000 kilómetros cuadrados.

En la atención sanitaria urgente, el tiempo es un factor clave cuando se trata de atender un infarto. De hecho, alrededor de 800.000 personas al año sufren paros cardíacos en la Unión Europea (40.000 casos en España) y sólo el 8% sobrevive. Esta ratio se podría mejorar si se consiguiera bajar el tiempo de respuesta gracias a soluciones como la que se ha presentado hoy.

De acuerdo con algunos estudios, las personas que sufren un ataque cardíaco tienen un 70% más de probabilidad de vivir si son atendidas en los tres primeros minutos. Esto convierte en crucial la reducción del tiempo que transcurre antes de esa primera atención. En especial, resulta de vital importancia el uso temprano de un desfibrilador externo semiautomático, el método más eficaz, puesto que la causa más frecuente del fallo es que el corazón fibrila, provocando que el ritmo de bombeo sanguíneo no sea el adecuado.

Así, la Fundación SSG (Servicios Sanitarios Generales) apuesta por el servicio de atención sanitaria a través de drones de última generación con tecnología 5G, que aumentan el alcance, la velocidad, la precisión y el control de servicios sanitarios a través de estos aparatos.

En este sentido, los trabajos con el dron que están desarrollando en FADA-Catec (Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial-Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales) se integrarán con los sistemas de control de servicio de SSG, para no sólo poder pilotar el dron sin que el piloto tenga visión del aparato, sino para controlar todos los estados del aparato, su actuación y situación en la que se encuentra.

Los servicios se lanzan desde el centro de control de SSG, para de esta forma convertirse en la primera empresa con capacidad de operar una flota de drones para servicios sanitarios gracias a la red de Vodafone.

El pilotaje remoto de drones con la red 5G permite reducir al mínimo la latencia en las comunicaciones, con la tecnología ultra reliable low latency (uRLLC). La red 5G, disponible en España desde 2019, facilita el control en remoto, garantiza la transmisión de vídeo sin retardo y la llegada del dron a zonas de difícil acceso que un vehículo medicalizado no podría alcanzar a tiempo de salvar una vida.

El objetivo final de la demostración ha sido, además probar que el dron es capaz de transportar el desfibrilador a la zona de la emergencia en menos tiempo que una ambulancia, aumentar la capacidad de soporte a la emergencia, permitiendo la comunicación con un centro sanitario que asesore a las personas sobre cómo proceder de la mejor forma posible para atender a las víctimas.

Asimismo, además de transportar desfibriladores, en el futuro se podrá hacer lo propio con otro tipo de material necesario en emergencias, como insulina para diabéticos, máscaras de oxígeno para personas con insuficiencia respiratoria, sangre para trasfusiones, fármacos, etc.

Emergencia desde el smartphone

Este piloto ha contado con un un dron equipado con una cámara y un desfibrilador despojado de toda funda y aligerado al máximo, con un peso de 1,8 kilogramos, con el objetivo de demostrar la capacidad de asistencia en situaciones críticas. Además, se desarrollará una app móvil que permitirá a cualquier ciudadano declarar una emergencia sanitaria, que a partir de ese instante activará automáticamente, en el caso de que se encuentra en la zona de operación del dron, el transporte urgente del material sanitario utilizando esta nueva tecnología.

La combinación de aplicaciones móviles y drones es una apuesta por el uso de las nuevas tecnologías que permitan disminuir de forma drástica el tiempo de respuesta ante situaciones de emergencias, en especial de infartos de corazón, con el objetivo de aumentar de forma considerable el número de personas que sobreviven a este tipo de emergencias sanitarias.

Nuevo Vodafone 5G en ATLAS

Además, Vodafone ha desplegado cobertura 5G en el centro de vuelos experimentales ATLAS para que todos los casos de uso de drones puedan utilizar esta tecnología en múltiples aplicaciones como rescate de emergencias, vigilancia de fronteras, labores de mantenimiento y en otras muchas que puedan beneficiarse de las ventajas de la red 5G.

Este nuevo Vodafone 5G Lab se suma a los otros cuatro centros dedicados a la experimentación e innovación 5G en colaboración con clientes, instituciones y usuarios ubicados en Sevilla (PCT Cartuja/FIBES) y Málaga (PTA/ estación de ADIF).

Este piloto ha contado con la colaboración de la Fundación SSG como proveedor de los desfibriladores y usuario final de la solución y el soporte de FADA-CATEC que ha adaptado los equipos y el software para integrar el sistema aéreo con la red de Vodafone; con Huawei, como proveedor del equipamiento de red, y con Altran, en el soporte a la integración de la solución.

Esta iniciativa forma parte de ‘Piloto 5G Andalucía‘, un proyecto impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, a través de Red.es, y que está siendo desarrollado por Vodafone y Huawei.

Se trata de uno de los dos proyectos que el Gobierno ha promovido a través de la primera convocatoria pública de ayudas a pilotos 5G, resuelta en 2019. «Piloto 5G Andalucía» cuenta con un presupuesto de 25,4 millones de euros, de los que 6,3 millones de euros están cofinanciados por Red.es a cargo de fondos comunitarios Feder. Adicionalmente, Vodafone ha destinado 1,8 millones como parte de este proyecto.