Economía

Díaz comienza la negociación con sindicatos y empresarios para subir el SMI el próximo año

Los sindicatos esperan que se alcance los 1.000 euros mientras que la patronal cree que "no es el momento" de hablar de subidas

Díaz comienza la negociación con sindicatos y empresarios para subir el SMI el próximo año

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. EFE/Manu

Empieza la negociación para subir el salario mínimo interprofesional (SMI). El Ministerio de Trabajo se reunirá este martes con representantes sindicales y empresariales para comenzar el diálogo acerca de la subida. La intención del departamento que dirige Yolanda Díaz es la de llevar la propuesta al Consejo de Ministros antes de que termine el año.

El objetivo es que la subida se pueda empezar a aplicar desde el próximo año. Sin embargo, las posturas de la patronal y el Gobierno no parecen estar muy alineadas en este sentido. Hace sólo unos días, el presidente de los empresarios, Antonio Garamendi, opinaba que no era el momento de tratar estos temas.

El Gobierno no maneja una cifra cerrada y fuentes de Trabajo subrayan que la subida deberá concretarse en el diálogo social. Sin embargo, los sindicatos esperan que el SMI llegue a los 1.000 euros, frente a los 950 alcanzados en enero de este año.

La ministra ha defendido que no se entendería «por qué revalorizamos las pensiones y por qué revalorizamos los salarios de los empleados públicos al 0,9% y dejamos a los asalariados que más lo necesitan con una pérdida de poder adquisitivo». Cabe recordar que CEOE criticó estas subidas generalizadas en el sector público.

Tanto UGT como CCOO insisten en que el SMI debería suponer el 60% de la retribución media en España, una recomendación que recoge la Carta Social europea. Además, se trata de uno de los puntos del programa de Gobierno entre Unidas Podemos y PSOE. El salario medio fue de 24.009 euros anuales el pasado año, por lo que alcanzar el 60% supondría elevar el SMI a una cifra entre los 1.000 y los 1.200 euros mensuales.

Contexto europeo

La subida que espera alcanzar el Gobierno no es una anomalía en otros países de nuestro entorno. De hecho, Alemania, Países Bajos o Luxemburgo ya han pactado subidas del SMI de entre el 2,8 y el 1,9%. En el caso de Portugal y Francia, todavía en negociaciones, las subidas que se proponen están entre el 4,7 y el 1%.

Alcanzar el 60% del salario medio supondría elevar el SMI a los 1.000 euros

Dejando a parte los países que no tienen SMI (Austria, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Suecia e Italia), otros países europeos también han aprobado o están estudiando incrementos. Según recoge Europa Press, desde el 1 de enero de 2021, el SMI subirá un 1% en Irlanda, un 6,6% en Bulgaria, se incrementará un 4,61% el salario mínimo neto promedio en Croacia y un 4,1% en República Checa. Eslovaquia ha propuesto un aumento del 7,4%, hasta los 623 euros, y en Letonia se plantea una subida del 16,3%, hasta los 500 euros de salario mínimo.

En Lituania, la subida será del 5,8%, hasta los 642 euros; en Polonia, del 7,7%, hasta los 630 euros desde los 585 euros actuales, y en Malta, se ha aprobado una subida del 1% en el SMI de mayores de 18 años.

Diálogo social

La negociación del SMI no es la única tarea en la agenda de la mesa del diálogo social. Esta semana, sindicatos, patronal y Gobierno volverán a sentarse para avanzar en la ley rider, que busca reconocer la laboralidad de los empleados de plataformas digitales.

Una vez concluya la negociación sobre los riders, el Ministerio de Trabajo tiene previsto retomar la mesa del diálogo social para abordar la contrarreforma laboral.