Citibank ha cometido una de los mayores errores en la historia de la banca al realizar de manera accidental una transferencia de 500 millones de dólares a prestamistas de Revlon. En este sentido, el juez federal de distrito en Manhattan, Jesse Furman, ha detallado que no podrá recuperarlos.

La entidad pretendía enviar a la empresa cosmética un total de 8 millones de dólares por pagos de intereses, cuando transfirió una cantidad tremendamente superior a la estimada. 10 administradores de activos, incluidos Brigade Capital Management, HPS Investment Partners y Symphony Asset Management, se negaron a devolver el dinero.

A pesar de que la ley estadounidense acostumbra a penalizar a quien deposita de forma errónea dinero, la ley en el estado de Nueva York posee algunas lagunas en esta regla. Si el beneficiario tiene derecho al dinero y no sabía que se transfirió accidentalmente, puede quedárselo. Los prestamistas de Revlon detallaron que creían que Citibank estaba transfiriendo pagos anticipados de un préstamo por lo que tienen derecho a no reintegrarlo.

«Los prestamistas que no regresan creían, y estaban justificados al creer, que los pagos eran intencionales», sentenció Furman. «Creer de otra manera, creer que Citibank, una de las instituciones financieras más sofisticadas del mundo, había cometido un error que nunca antes había ocurrido, por una suma de casi mil millones de dólares, habría sido casi irracional».