Economía | Empresas

Abengoa se asoma a la quiebra tras la negativa de la banca a los nuevos plazos para pagar la deuda

La compañía señala a la Junta de Andalucía como culpable de la situación

Un aerogenerador de Abengoa en Andalucía.

Un aerogenerador de Abengoa en Andalucía. EFE

Un nuevo giro en la delicadísima situación financiera de Abengoa. La empresa ha emitido un Hecho Relevante en la mañana del lunes en el que comunica que la banca acreedora no ha aceptado los nuevos plazos para la refinanciación. Esta negativa deja a la compañía andaluza al borde de la quiebra.

Abengoa recalca en el comunicado remitido al regulador que velará “por sus intereses” de la empresa y de todo el grupo de sociedades presentes. 

La sociedad apunta a la política como culpable de su estadopuesto que el no conseguir la aportación de los 20 millones de euros provenientes de la Junta de Andalucía ha conllevado a que la banca acreedora no acepte los nuevos plazos.

“El acuerdo de reestructuración ha quedado automáticamente resuelto de modo que la operación de financiación en su día anunciada no puede ser ya ejecutada”, indica Abengoa.

Así, la ruptura del acuerdo con las entidades financieras provoca que dejen de estar en vigor tanto los consentimientos relacionados con el aplazamiento y renuncia de pago de determinados intereses como los waiver y restricciones establecidos en el citado acuerdo respecto de los vigentes instrumentos financieros y de deuda de la empresa.

Abengoa fijó el valor total del rescate entre los 3.000 y los 3.300 millones de euros, pese a que hasta ese momento, y dado el volumen de deuda del grupo, se estimaba que el volumen para la salvación del grupo rondaba los 1.500 millones de euros.

La imponente deuda de Abengoa ha puesto a Banco Santander y al fondo de inversión KKR como máximos accionistas, así como al resto de la banca española con importantes posiciones dentro de la empresa.

Lío accionarial

Cabe recordar que a finales del año pasado, pequeños accionistas descontentos con la gestión de la cúpula directiva dieron un golpe de efecto y consiguieron destituir a Gonzalo Urquijo como presidente del grupo, que querían poner a Marcos de Quinto al frente, aunque no se pudo realizar por motivos burocráticos.

Los accionistas minoritarios justificaron el cambio del consejo de administración por las «controvertidas actuaciones» de la dirección actual. Abengoa se encuentra inmersa en un plan de reestructuración financiera para evitar la quiebra y está a la espera de la respuesta de la Junta de Andalucía sobre la petición de rescate de 20 millones de euros, que el gobierno autonómico ha rechazado hasta el momento. 

Te puede interesar

Comentar ()