Economía Encuesta de Población Activa del INE

Los contratos temporales crecen un 20% desde que empezó la pandemia frente al 2% de los indefinidos

La temporalidad con la que la ministra de Trabajo quiere acabar marcan la creación de empleo durante la crisis

Una maestra en clase con alumnos de Infantil.

Una maestra, en clase con alumnos de Infantil. Dirk Waem / BELGA / Dpa

La temporalidad en el mercado de trabajo es el enemigo que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, busca combatir con la reforma laboral que está planteando a sindicatos y organizaciones empresariales. Ocho de cada 10 contratos que se crearon en el segundo trimestre de este año fueron temporales y la inestabilidad a la que están ligados esos empleos es fuente de precariedad para la población, mantiene el Ministerio.

Pero lo cierto es que los contratos temporales han crecido un 20% desde que estalló la pandemia del Covid-19. Frente a la subida del 2% que han experimentado los indefinidos, los datos muestran cómo de ligado está el mercado de trabajo español a estos empleos que tienen una duración determinada, lo que también da una idea del gran cambio que está planteando el Gobierno.

En cifras absolutas, los contratos indefinidos eran 12 millones en el primer trimestre de 2019, antes de que el coronavirus llegase a España, y este segundo trimestre son más de 12,3 millones (+2,6%). En contraposición, los temporales suponían más de 3,4 millones en el primer trimestre de 2019 y ahora son más de 4,1 millones (+20%), todo según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves.

Solo en el segundo trimestre de 2020, último del que se han publicado datos, los contratos temporales han subido un 8% frente a un tímido 0,8% de los indefinidos. En concreto, los temporales han crecido en 305.000 empleos, de los más de 3,8 millones que existían en el primer trimestre a los más de 4,1 millones. De su lado, los indefinidos han aumentado en 98.000, de los 12,27 millones a los 12,37 millones.

La conclusión de estos datos es que la tasa de temporalidad ha subido 1,27 puntos, hasta el 25,06%. Frente al año pasado, España cuenta con 314.000 asalariados más con un empleo indefinido y con 66.500 más con un concreto temporal. Por jornadas a las que están ligados esos empleos, e empleo a tiempo completo ha crecido en 325.000 personas y el a tempo parcial en 139.300, lo que supone una subida del porcentaje de trabajadores a tiempo parcial hasta el 14,41%.

Los contratos temporales aumentan un 22% en el sector público

Los datos por sectores revelan que la temporalidad se ha disparado en el sector público desde que estalló el Covid-19, un 22%, de los 862.800 interinos con los que contaba el Estado en el primer trimestre de 2019, antes de la pandemia, hasta los 1.051.200 que existen hoy día. Mientras, en el sector privado los contratos temporales han caído un 8%, de los 3.370.000 que había en el primer trimestre de 2019 a los 3.086.000 de este segundo trimestre, de nuevo, según datos de la EPA elaborada por el INE.

Para reducir la temporalidad en la Administración el Gobierno ha aprobado una reforma el Estatuto Básico del Empleado Público para evitar altas tasas de temporalidad, buscando «situar la tasa de temporalidad por debajo del 8% en el conjunto de las administraciones públicas españolas». Aunque tiene truco: finalmente se reducirá al 8% no la temporalidad del sector público en general, sino la de los puestos estructurales, es decir, las que deberían estar ocupadas por funcionarios fijos.

Si se buscase reducir la temporalidad de todo el sector público hasta el 8%, deberían contratarse como fijos a más de 500.000 interinos, es decir, funcionarios con contratos de duración determinada. En total, España cuenta con 2.710.405 empleados públicos, repartidos entre la administración general del Estado, las comunidades autónomas, la administración local y las universidades, de los que hoy día aproximadamente 804.382 son temporales.

Te puede interesar

Comentar ()