Un camarero en un local de ocio nocturno. Europa Press

Economía

La ruina del ocio nocturno: diez veces menos facturación que en 2019

Cinco olas, cuatro variantes y una pandemia que, además de cobrarse millones de vidas, ha asfixiado a infinidad de negocios. Las cuentas de los negocios del sector servicios se resquebrajan desde la llegada del coronavirus. El turismo y la restauración, dos de los grandes ‘tocados’, han cogido aire durante la temporada estival; sin embargo, la realidad hunde a los empresarios del ocio nocturno.

Según el Estudio sobre el impacto de la crisis del Covid en el sector del ocio y los espectáculos realizado por España de Noche: Federación de Empresarios de Ocio Nocturno y Espectáculos, los locales de ocio han facturado solo un 11,46 % este agosto en comparación con el de 2019. «Esto agudiza la dramática ruina del sector por segundo verano consecutivo», trasladan desde España de Noche. En el análisis han tomado parte 400 negocios -en torno a un 5 % del total- procedentes de todas las comunidades autónomas.

Las fuentes de la organización empresarial -que representa a nivel estatal mayoritariamente a las discotecas y salas de fiesta- señalan su disconformidad ante la celeridad por imponer medidas restrictivas mientras que «únicamente han aprobado ayudas equivalentes al 12,5% de las pérdidas acumuladas».

Recuperación económica que no llega

La sensación transmitida por España de Noche sobre la temporada que podría haber sido la de su resurgimiento es de clara decepción. «Teniendo en cuenta las expectativas favorables que generaban el final del estado de alarma y la evolución positiva de la enfermedad la pasada primavera, el sector hace una valoración crítica y muy negativa de la gestión política de la última fase de la crisis del coronavirus«, apuntan desde la organización.

Los encuestados que han participado en el estudio han valorado «el cumplimiento de las expectativas que tenía el sector sobre cómo iba a funcionar el verano». El resultado es contundente: en una escala de 1 a 10, los empresarios consideran que apenas ha alcanzado el 1,6. Los mismos afectados han dejado claro quién ha de asumir esta responsabilidad. Para el 91,8% la gestión política del final del estado de alarma ha resultado desastrosa para la reactivación de la actividad del ocio y los espectáculos. Es decir, únicamente el 8,2% de los encuestados han cubierto las expectativas que tenían para el estío.

Las complicaciones no han eximido a los empresarios del pago de alquileres, salarios, seguridad social y gastos de mantenimiento durante el último año. «La situación es insostenible y es necesario reactivar el calendario de actos de protestas y movilizaciones que garanticen las ayudas económicas necesarias para compensar su crítica situación y la definición de un plan para la reactivación del sector con carácter inmediato que permita recuperar su actividad al 100 % durante el mes de septiembre», esgrimen desde España de Noche.

Causa de la ruina del ocio nocturno

Los propietarios de los negocios aluden a que la principal causa de su ruina durante este agosto han sido las restricciones impuestas por las comunidades autónomas, así lo evidencian el 83,2 % de las respuestas.

El segundo motivo más señalado responsabiliza con un 80,5 % del respaldo a las administraciones y, en particular, a la incapacidad de las mismas para luchar contra el botellón, «la causa de la evolución negativa de la temporada en verano».

Finalmente, la incapacidad de implantar el Certificado Sanitario Digital y la pésima gestión del gobierno central del final del estado de alarma cierran con 72 % la lista de acontecimientos con más peso para conducir al ocio nocturno a la espinosa situación actual.

Te puede interesar

Comentar ()