Durante los últimos meses, el consumo de los electrodomésticos ha estado en boca de todos los españoles por culpa de la crisis energética que vive Europa por el alto precio del gas y las emisiones de gases a la atmósfera. En este período nos hemos obligado a aprender a programar lavadoras, encender las secadoras en períodos valle de la factura para ser eficientes, algo en el que las empresas del sector como Fagor han invertido tiempo y dinero ya que «es una tendencia al alza y el consumidor es muy sensible», tal y como dice Vicente Sánchez, CEO de la compañía.

No es el único tema sensible para Fagor. La falta de componentes y microchips también afecta a las empresas fabricantes. En este sentido, el dirigente lamenta la dependencia de Europa con China y pide estabilidad en la región.

Pregunta.- ¿Cómo afronta una empresa de fabricación de electrodomésticos la crisis energética?

Respuesta.- Como fabricantes apoyando a los consumidores y trabajando en ofrecer soluciones innovadoras que permitan ser eficientes en consumo, en el gasto de agua y energía. Por un lado, muchas veces los usuarios compran un electrodoméstico y apenas conocen las posibilidades que se les ofrece, utilizamos los mismos programas y apenas sacamos partido a todas las funciones. Y, por otro lado, nosotros comunicando las posibilidades que ofrecemos y por supuesto, seguir trabajando en innovación desde el punto de vista sostenible.

P.- ¿Cómo se trabaja en la eficiencia energética?

´R.- Todos los fabricantes estamos muy involucrados en seguir mejorando en la innovación y en ofrecer soluciones a los consumidores y el consumo es una de las principales líneas de acción. El año pasado se cambió la legislación del etiquetado energético en la Unión Europea es un punto de partida que incentiva a toda la industria a seguir trabajando en desarrollas electrodomésticos más eficientes para el consumidor, y más respetuosos con el medio ambiente. La eficiencia energética abarca desde el consumo

P.- ¿Es posible ahorrar, como se dice, con los nuevos electrodomésticos? 

R.- Es posible. Primero, la clasificación energética es importante y el principal factor en el que se fija el consumidor. Pero además hay tecnología que están todas enfocadas en ser más eficiente: lavadoras que utilizan el agua y energía que necesita cada kilo de carga, programas especializados o tecnologías como la autodosificación de detergente, de manera que podamos utilizar la dosis que necesitamos, sin tener que rellenar dispensador en 20 ciclos. En lavavajillas hay programas de lavado por zonas, como ZoneWash, cuando no completamos la carga o tenemos grandes recipientes, optimizando también los recursos. En hornos, aprovechar la gran cavidad, cocinar grandes raciones y poder congelar y así evitar desperdiciar comida.

P.- ¿Ve un incremento de ventas a corto plazo de electrodomésticos que ahorran en el consumo eléctrico?

R.- Es una tendencia al alza y el consumidor ya era muy sensible a este tema, pero seguramente con los últimos acontecimientos, será un factor muy importante en el proceso de compra. Aunque el consumidor sigue poniendo el valor la oferta, que sea competitiva, las posibilidades que un electrodoméstico ofrece y la calidad del servicio.

P.- ¿Ve normal la preocupación de los usuarios eléctricos con el subidón?

R.- Es normal teniendo en cuenta que los electrodomésticos se llevan una parte importante del consumo de un hogar. Son un bien de primera necesidad y los consumidores necesitan un aliado que les ayude a darles lo que necesitan, a ser eficientes y a respetar el medio ambiente.

P.- ¿Cómo ha superado la pandemia Fagor la pandemia?

R.- Ha sido un año con mucha incertidumbre por la pandemia y teniendo en cuenta que lanzábamos el proyecto con Fagor justo cuando nos confinaron, ha sido un año en el que hemos hecho crecer la marca y estamos contentos de habernos adaptado con la flexibilidad que demandaba el mercado. 

P.- ¿Cuáles son las expectativas de facturación?

R.- Las expectativas son buenas. Hemos comenzado hace poco, con la pandemia, aunque comenzó con mucha incertidumbre, luego se vio que la demanda se disparó. Ahora que volvemos a la normalidad y todo está volviendo a estabilizarse, pero nosotros vamos cogiendo fuerza y la marca va consolidándose en el mercado. Queremos ser el aliado que todos necesitan para el cuidado de su hogar. Además, las últimas novedades de producto tienen muchas prestaciones y son muy competitivas.

P.- Hay un problema claro con los semiconductores… ¿Es preocupante realmente?

R.- En nuestro sector nos afecta a todos de manera muy parecida, aunque sobre todo a los electrodomésticos con conectividad, pero habrá que ver como evoluciona todo en los próximos meses y poder asegurar la entrega de producto, que a corto plazo demanda el mercado. 

P.- Ya hay fábricas que han tenido que hacer ERTE por este tipo de problemas. ¿Seguiremos viendo nuevos expedientes?

R.- En nuestro sector es más poco probable, se ha visto que los electrodomésticos son un bien de primera necesidad por lo que debemos de ser capaces de servir la demanda del mercado. Los inconvenientes vienen por la falta de componentes, que entonces, si puede alterar la cadena de producción. 

P.- ¿Por qué se produce esta crisis? 

R.- Al final occidente ha dependido mucho de China y eso ha afectado a la economía global. Todo se resolverá cuando tengamos más estabilidad, pero la diversificación y apostar por una producción y logística controlada es algo que cobrará más relevancia.

P.- ¿El coche eléctrico es la solución a buena parte del cambio climático?

R.- Como a todo, depende del uso que se le dé, la frecuencia de los viajes o las distancias recorridas. Las eléctricos son una buena solución, pero las baterías son altamente contaminantes no hay red instalada para recargar ni se han acabado de perfilar las tecnologías ganadoras. Por otro lado, debe de aumentarse la autonomía ya que, si no, no soluciona realmente al usuario. Aunque para grandes núcleos urbanos sí que contribuyen a evitar contaminar tanto y por supuesto, a consumir menos.

P.- ¿En qué ha cambiado la industria y Fagor en concreto con la concienciación del cambio climático?

R.- Ha cambiado en cuanto a que los usuarios se piensan la inversión que hacen en un coche o en un electrodoméstico porque hay varios factores a tener en cuenta más allá del precio. Al final es una inversión y cuidar la ropa hace que dure más y preservar alimentos evita el malgasto de comida, que a su vez repercute en el bolsillo de los consumidores. La eficiencia es importante no solo en cuanto al ahorro en consumo si no en las consecuencias que luego tiene en el medio ambiente o en otros sectores, como el textil o en el aprovechamiento de los alimentos.