Economía

El PP solo consigue el apoyo de Vox en su intento de tumbar la reforma de pensiones

Así, continúa su trámite parlamentario el pacto que alcanzaron el Gobierno, los sindicatos y los empresarios en julio para modificar la ley de pensiones de 2013

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante su intervención en el pleno del Congreso que debate y vota, este jueves, la enmienda a la totalidad que el Partido Popular ha presentado a la reforma de las pensiones que recupera su revalorización anual conforme a la evolución de la inflación, entre otros asuntos.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante su intervención en el pleno del Congreso que debate y vota, este jueves, la enmienda a la totalidad que el Partido Popular ha presentado a la reforma de las pensiones que recupera su revalorización anual conforme a la evolución de la inflación, entre otros asuntos. EFE/Emilio Naranjo

El pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado la enmienda a la totalidad presentada por el grupo parlamentario popular al proyecto de ley con el primer paquete de la reforma de pensiones que, entre otras medidas, vuelve a vincularlas a la inflación.

Con 143 votos a favor de PP y Vox, 194 en contra y 11 abstenciones, la Cámara Baja ha respaldado así que la reforma de pensiones continúe con su trámite parlamentario en el que, ha reconocido el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, será «debatida y mejorada» vía enmiendas parciales.

Durante sus intervenciones, el ministro ha sido crítico con la actitud del PP, calificándola de «irresponsable» al presentar un veto a una reforma basada en las recomendaciones acordadas en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, pactada con los agentes sociales y comprometida con Bruselas.

Así, Escrivá ha acusado al PP de actuar por «motivaciones partidistas de corto recorrido», al tiempo que ha advertido de que desde las instancias europeas «se entendería mal que una reforma se aprobara con menos consenso del que partió». «Usan a los pensionistas como rehenes», ha criticado Escrivá que ha pedido al PP «construir, no destruir».

La enmienda del PP centraba su rechazo al proyecto de ley de pensiones en la derogación del factor de sostenibilidad de la reforma del PP de 2013, sin detallar en ella el mecanismo que lo sustituirá.

Críticas del PP por el desconocido mecanismo de ajuste

«¿Dónde está el mecanismo de equidad intergeneracional? ¿En qué consiste? ¿Cuándo lo va a presentar?», le ha preguntado el diputado popular Tomás Cabezón Casas al ministro, quien ha asegurado que «está en proceso de diálogo, pero cuyos mimbres han quedado reflejados en el acuerdo firmado».

Se tratará de «un mecanismo contingente, esto es, que se activará solo si la evolución de los ingresos y gastos del sistema así lo requiere, y que se circunscribe a los años en los que el sistema soportará más presión demográfica», ha explicado Escrivá.

Cabezón ha criticado al ministro de Inclusión porque no ha detallado aún cuál será el grueso de una reforma que, ha dicho, es una «a plazos, por fascículos, de la que hoy nos ha presentado el preámbulo, la parte cómoda, la fácil, y después vendrán los líos».

El ministro ha recibido el apoyo en sus argumentos en contra de la enmienda a la totalidad de casi todos los grupos, al considerar que la reforma «nace del consenso» de las recomendaciones del Pacto de Toledo y pone fin a una etapa de «devaluación sistémica de su poder adquisitivo».

Los mecanismos que allí se establecían, ha argumentado Escrivá, suponían en 20 años una pérdida acumulada de poder adquisitivo del 40% de la pensión para un pensionista medio, y mayor aún para aquellos cercanos a la pensión máxima.

Desde el PNV han tachado la enmienda como una «rabieta» del PP y el diputado de MásPaís Íñigo Errejón ha dicho que la única razón que está detrás del rechazo de la derecha a que las pensiones vuelvan a subir con la inflación es que a ellos «no les afecta».

Otros grupos como Ciudadanos, que ha optado por la abstención, o ERC han sido críticos con la reforma de Escrivá y han avanzado que presentarán enmiendas para cambiar aspectos. Mientras, la diputada socialista Mercè Perea ha dejado clara la importancia de esta reforma que sustituya a la del PP, con la que se «burlaron del diálogo social y del Pacto de Toledo» y que fue «metida en un cajón» por el mismo gobierno que la aprobó.

Te puede interesar

Comentar ()