La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), patronal de los hoteles, ha mostrado su «indignación» ante las declaraciones sobre la precariedad en el sector realizadas por la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, el pasado 23 de octubre durante el Congreso de CCOO

En ellas, la ministra alegaba que «la imagen de la reforma laboral se ve en las camareras de piso que cobran tres euros la hora por limpiar habitaciones de hotel, que se pagan por 80, 100, 150 euros. Esa precariedad es la reforma laboral y eso es lo que vamos a derogar».

Ante tales declaraciones, los hoteleros han remitido una carta a la ministra trasladándole su «preocupación, extrañeza y disconformidad» y manifestando su más «rotundo rechazo a la falta de verdad que dicha aseveración encierra».

Los hoteleros aseguran que, de ser ciertas las declaraciones de la ministra, «estaríamos hablando de cobrar cada mes algo menos de 550 euros si nos referimos a jornadas semanales de 40 horas», algo que hubiera sido denunciado tanto por los sindicatos, como por el propio sector, a los servicios de empleo al suponer una «ilegalidad flagrante», informa Europa Press.

La confederación recuerda a la ministra en su escrito que las relaciones laborales y los pactos salariales están recogidos en los convenios colectivos provinciales de hostelería, que se han negociado desde hace más de 30 años.

Convenios colectivos

«Estos convenios colectivos son una historia de éxito en nuestro país. Han permitido alcanzar el nivel de excelencia y la primacía a nivel mundial de nuestra industria turística y, como simple detalle, el salario mínimo que ellos reflejan supera al salario en trabajadores equivalentes de Alemania, Reino Unido o Italia. Por tanto, un trabajador que en nuestro país cobrase el salario mínimo de convenio (que representan un porcentaje muy pequeño) estaría cobrando más que sus homólogos europeos», explican desde Cehat.

La confederación asegura que si realmente las camareras de piso en España estuvieran cobrando a tres euros la hora, los sindicatos habrían sido los primeros en denunciarlo por una «ilegalidad flagrante». «Por tanto, mucho nos tememos que su información no es veraz y fiable y que obedece a razones que no alcanzamos a entender», subrayan desde Cehat.

En este punto los hoteleros alertan a la ministra de los graves perjuicios que pueden ocasionar sus declaraciones en la actividad de un sector que es «punta de lanza del turismo y la actividad económica más distribuidora de rentas».

Por ello, solicitan a Díaz que ofrezca ejemplos concretos que argumenten sus declaraciones. «Las consecuencias directas de estas declaraciones van desde denigrar a decenas de miles de profesionales y a sus familias hasta el riesgo cierto de provocar una corriente contra la imagen del turismo, piedra angular de la economía española», concluyen los hoteleros.

Por ello emplazan a la ministra de Trabajo a mantener una reunión para exponerle la realidad de un sector que «necesita el apoyo público para recuperar los efectos de la inesperada pandemia, sin destruir las estructuras y relaciones laborales que tantos años y esfuerzos nos han costado construir».