Economía

Las mujeres ocupan ya el 75% de los contratos a tiempo parcial

La brecha salarial de género se reduciría a la mitad si las mujeres trabajasen a jornada completa en igual medida que los hombres

Una mujer trabaja en la elaboración de vidrio, en la Real Fábrica de Cristales de La Granja, Segovia.

Una mujer trabaja en la elaboración de vidrio, en la Real Fábrica de Cristales de La Granja, Segovia. Diego de Miguel / Europa Press

De todos los contratos a tiempo parcial vigentes a día de hoy en España, el 75% pertenecen a mujeres. Ellas tienen el triple de trabajos a tiempo parcial de los hombres: son 2,1 millones, y ellos, 667.00. Son datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El contraste no es baladí porque si no existiese, la diferencia que hay entre cuánto cobra un trabajador y una trabajadora en España por hora -lo que se conoce como brecha salarial de género- se reduciría a la mitad, según CCOO. Pero es complicado, puesto que la mayoría de estas mujeres trabajaría a tiempo completo si pudiera, pero no consigue encontrar ese tipo de empleo.

Es otro dato que también recoge la EPA. El 53% de las mujeres asegura que su razón para trabajar a tiempo parcial es no haber podido encontrar un trabajo de jornada completa. Solo el 14% argumenta que tiene ese empleo porque debe cuidar a niños, a enfermos o a mayores.

Además, es un fenómeno que se ha multiplicado con el paso de los años. Ahora hay el doble de mujeres con un contrato a jornada parcial que hace 20 años, aunque en este caso no se trata de un fenómeno de género. Mientras que hay un 93% más de mujeres con este tipo de trabajo, también hay un 141% más de hombres.

El 53% de la brecha salarial de género se explica por el trabajo a tiempo parcial

Las mujeres trabajadoras españolas ganan un 25% menos que los hombres. Su salario medio es de 21.700 euros anuales, mientras que el de ellos es de 26.900. La diferencia es de 5.200 euros, aunque el problema es menor que en años anteriores gracias a las diferentes subidas del salario mínimo y a los acuerdos de negociación colectiva.

Pero la brecha salarial de género se reduciría a la mitad si las mujeres trabajasen a jornada completa en igual medida que los nombres, según el último informe de CCOO al respecto (Por la igualdad real, contra la brecha salarial). La otra mitad de la brecha la explican los complementos salariales.

Mientras que en el caso de los hombres la jornada a tiempo parcial es algo coyuntural, que se da en los primeros años de su vida laboral, en el de las mujeres es algo estructural. El 25% de las mujeres asalariadas trabajan a tiempo parcial, frente al 7% de los hombres.

Aquí hay diferencias significativas por comunidades autónomas, porque el 32% de las extremeñas y 28% de las navarras trabaja con jornada parcial, pero son solo el 13% en Baleares y el 15% en Canarias. En Extremadura es donde la brecha salarial es más flagrante: las mujeres ganan de media la mitad que los hombres, 5.717 frente a los 11.800 euros anuales, sobre todo por el peso de esta parcialidad.

Por todo ello, el informe de CCOO invita a plantear «medidas específicas para reducir la parcialidad femenina involuntaria desde la negociación colectiva o mediante algún tipo de norma». «Redistribuir recursos salariales y de tiempo entre mujeres y hombres es una labor necesaria para conseguir la igualdad».

En la brecha salarial de género también influye la temporalidad, que afecta al 7% de los hombres empleados, mientras que en el caso de las mujeres se eleva al 25% de las empleadas, pero también con los roles de acceso al trabajo, con las tareas de cuidados, con la penalización que supone la maternidad y, por último, con las diferencias retributivas por desarrollar trabajos de igual valor.

El sindicato, en ese sentido, también espera que la reforma laboral «termine con el trabajo precario» y contribuya a disminuir estas diferencias salariales entre hombres y mujeres. Igualmente, insisten en que los planes de igualdad son determinantes para luchar contra esta brecha, si verdaderamente se utilizan de forma apropiada y no como un trámite obligatorio.

Te puede interesar

Comentar ()