Economía

Escrivá apunta a ayudas directas a sectores ante el alza de precios

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá EP

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha afirmado este lunes que el Gobierno no descarta conceder ayudas directas a los sectores afectados por los altos precios de la energía, aunque ha insistido en la necesidad de esperar hasta el día 29, tras el Consejo Europeo del próximo fin de semana, para tomar medidas desde el ámbito nacional.

«Tiene todo el sentido del mundo tener el marco europeo, sobre todo cuando el Consejo Europeo se va a producir en unos días y sobre todo esperamos que ayude a desacoplar el impacto del precio del gas sobre el precio de la electricidad. A partir de ahí nuestras medidas serán complementarias», ha señalado Escrivá en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press.

Mientras tanto, ha explicado que el Gobierno español está «afinando» su paquete de medidas y recibiendo «inputs» de los agentes económicos y sectores afectados. Así, esta misma tarde el Ejecutivo, con la vicepresidenta Nadia Calviño, se reunirá con sindicatos y patronal.

«Los paquetes hay que diseñarlos bien, tienen que ser complementarios. Vamos a responder en días y ya hemos demostrado que diseñamos políticas públicas con mucha precisión y fineza», ha señalado Escrivá.

Preguntado por si se contemplan medidas de carácter retroactivo, el ministro se ha limitado a apuntar que se está trabajando «medida a medida», aunque sí ha abierto la puerta a la concesión de ayudas directas. «Puede haberlas», ha indicado.

Escrivá ha asegurado que entiende la «inquietud» por la subida de los carburantes y de las materias primas y ha reconocido que esta situación ya está impactando sobre algunos sectores, empresas y autónomos.

Ahora bien, ha subrayado que éstos no deben olvidar «la extraordinaria credibilidad» del Gobierno en responder a situaciones de este tipo, como ya sucedió con la pandemia o tras la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma.

«Este Gobierno tiene una extraordinaria credibilidad en responder muy rápidamente y hacerlo de una manera muy fina para que todos los afectados tengan una solución. Lo demostramos en la pandemia y lo vamos a demostrar ahora, pero es importante tener el marco europeo de referencia para que nuestras medidas sean complementarias y encajen bien con lo que se decida a nivel europeo», ha precisado.

Aún no se refleja el impacto de la crisis en el empleo

En cuanto a las protestas que están llevando a cabo los transportistas, Escrivá ha afirmado que hay que «respetar el derecho a expresar el descontento», pero sí que ha cuestionado «la oportunidad», es decir, el momento temporal, pues las medidas «están a punto de desplegarse» y el Gobierno está también gestionando «una crisis de refugiados, una guerra y el fin de una pandemia».

«Cada uno tiene que juzgar si sus decisiones, que puedan afectar al conjunto de la sociedad indirectamente, tienen la mejor secuencia temporal. Yo lo dejo a juicio de terceros», ha apuntado.

Preguntado por si se baraja una rebaja de las cotizaciones a sectores afectados por la crisis energética, el ministro ha recordado que la reforma laboral ya cuenta con instrumentos (unos nuevos ERTE) que protegen a las empresas afectadas por dificultades transitorias y que contienen exoneraciones en las cuotas que se pagan a la Seguridad Social.

De hecho, dentro del sector del automóvil, en las últimas semanas se han incorporado unos 3.000 trabajadores a expedientes de regulación temporal de empleo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) por los problemas de suministros y próximamente se aprobará en el Consejo de Ministros el ERTE sectorial para las agencias de viajes, que se activará a partir del 1 de abril.

En todo caso, Escrivá ha reiterado que marzo será «bueno» en creación de empleo, con unos 30.000 nuevos ocupados en términos desestacionalizados y 150.000 empleos netos. Así, ha afirmado que «todavía» no se aprecia el impacto de la crisis energética en los datos de empleo.

«Los datos hasta el pasado viernes no lo reflejan todavía, salvo en la automoción, con esos 3.000 trabajadores en ERTE ETOP», ha apuntado Escrivá, que ha añadido que actualmente hay en ERTE ETOP unos 15.000 trabajadores, frente a los 25.000 del pasado mes de octubre, cuando también se produjeron problemas de suministros.

Te puede interesar

Comentar ()