Economía

Cuánto han subido los precios básicos en un año: un 30% el aceite, un 20% la pasta

Cestas de la compra en un supermercado en Madrid.

Cestas de la compra en un supermercado en Madrid. Marta Fernández / Europa Press

Usted habrá notado cómo la inflación ha golpeado sus gastos habituales, ya sea porque su panadero le haya comunicado que la barra de pan diaria ahora cuesta 10 céntimos más o porque se haya mareado al repostar gasolina o recibir la última factura del gas. También, posiblemente, se haya percatado de que la bandeja de carne pesa sensiblemente menos, aunque cuesta lo mismo.

A la vez, sería normal que no hubiese notado el cambio en muchos de los productos que semana sí, semana no, mete en su cesta del supermercado, a pesar de que los precios están experimentando subidas no vistas desde 1985, del 9,8%. Los expertos explican que es lo habitual, puesto que no solemos saber de memoria cuándo cuesta cada uno de los artículos que compramos habitualmente. El susto llega al escuchar el precio total en caja o ver el ticket, ¿tantas cosas he cogido esta vez?

Lo cierto es que, sea más o menos perceptible, los precios de todos los productos básicos han subido significativamente durante los últimos meses. Llevan haciéndolo sin parar desde enero de 2020 -ya son 15 meses seguidos- y los próximos meses no van a detenerse: el límite de España al precio del gas, que está afectando al de la energía y también al resto de productos, debería rebajar algo el incremento de los precios, pero no lo detendría.

Pero, ¿cuánto han subido exactamente los productos más básicos de la cesta de la compra? Los datos del INE, con fecha de febrero -última disponible ya que el avance de marzo no incluye una división por productos, por lo que las cifras siguientes no incorporan el impacto de la guerra en Ucrania- y en comparación con los precios del mismo mes de 2021, revelan alzas muy por encima de la tasa media del IPC en la electricidad (+80%) y la gasolina (+25%), así como en el aceite de oliva (+30%). Ninguno de los productos que este periódico ha considerado como los más esenciales para cualquier compra ha experimentado una caída en su precio.

  • Arroz: un 9,4%
  • Pan: un 6,4%
  • Pollo (y otras aves): un 6,2%
  • Pasta: un 19,9%
  • Pescado fresco o refrigerado: un 3,9%
  • Leche entera: un 9,3%
  • Huevos: un 6,6%
  • Legumbres y hortalizas secas: un 6,4%
  • Frutas frescas o refrigeradas: un 6,2%
  • Aceite de oliva: un 30,6%
  • Electricidad: un 80,5%
  • Gasolina: 25,1%
  • Alquiler de vivienda principal 0,7%
  • Transporte en autobús: 0,4%
  • Transporte en metro: 0,0%

La electricidad, lo que más sube; los móviles, lo que más baja

Llama la atención en los datos del INE (que pueden encontrarse en la web del INE, apartado del IPC, resultados, índices nacionales y seleccionando, en este caso, los índices por subclases) la desproporcionada subida de la electricidad (+80%), así como de los combustibles (+50% los líquidos, +30% los licuados como el butano), bienes de consumo obligado para toda la población.

Pero otros productos y servicios no tan habituales, aunque igualmente mide el INE, se han disparado, como los hoteles (+20%), la harina (+12%), las comisiones bancarias (+11%) y los alimentos para bebé (+10,5%). En el caso del turismo, el incremento en el precio interanual está relacionado con que el año pasado eran especialmente baratos, para impulsar la recuperación después del peor año de la pandemia.

A la vez, otros bienes y servicios han caído, como los peajes y los aparcamientos públicos (un 21%, especialmente por el levantamiento de los peajes en varios tramos de autopistas en España), los móviles (un 5,7%) y los ordenadores (un 4%), pero también los vuelos (tanto internacionales, un 2%, como nacionales). Asimismo, han bajado de precio las gafas graduadas y las lentillas (-0,5%) y los frutos secos (-0,4%).

Te puede interesar

Comentar ()