Economía

Convocan huelga en Correos para el 1, 2 y 3 de junio por la "caótica gestión""

La compañía postal desmiente las acusaciones de CCOO y UGT y niega que exista un plan de privatización, de cierre de oficinas o de destrucción de empleo. En un comunicado, desmiente que esté previsto el trasvase de actividad a su filial Correos Express.

Logo en un cartel de oficina Correos

Cartel de una oficina de Correos

CCOO y UGT han anunciado este martes la convocatoria de una huelga general en Correos para los días 1, 2 y 3 de junio ante el «desmoronamiento económico, laboral y de servicio público» de la entidad, del que responsabilizan a la «caótica gestión e incapacidad manifiesta» del presidente de la compañía, Juan Manuel Serrano, «nombrado a dedo por el PSOE hace tres años«.

Los sindicatos alegan que Correos está al borde de la «quiebra técnica» y de la «ruina económica», con un desplome de carga de trabajo, abandono del servicio público y pérdida de calidad «sin precedentes», a lo que se suman unos niveles «inaceptables de empleo basura», con el recorte de 7.000 puestos de media en plantilla en tres años y más 10.000 contratos a tiempo parcial.

Coincidiendo con la primera jornada de huelga, CCOO y UGT llaman a los trabajadores de Correos a participar en una manifestación el próximo 1 de junio hasta el Parlamento «en contra de la reconversión y desguace» del servicio público postal. Ambos sindicatos pedirán ante el Parlamento que el Gobierno se implique en la defensa de Correos y garantice un empleo «en condiciones de trabajo dignas», al tiempo que reclamarán apoyo a los grupos parlamentarios.

CCOO y UGT llevan más de dos años denunciando el «desguace» de Correos implantado por su presidente, Juan Manuel Serrano, nombrado por el PSOE tras la conformación del Gobierno de coalición en 2020. Los sindicatos denuncian que Serrano «ha emprendido un proceso de reconversión y desguace del servicio público postal con el inaceptable aval de Moncloa, que está provocando la desilusión y frustración de los trabajadores de Correos».

Un «pésimo gestor»

«La implantación del modelo de Serrano condena a Correos a ser un operador paquetero, logístico y de carga de mercancías, donde el negocio puro y duro prima sobre el servicio postal público a la ciudadanía, dentro de un marco ultraliberal que ni la derecha se atrevió a implantar teniendo mayoría absoluta», denuncian.

Para los sindicatos, «Serrano ha demostrado ser un pésimo gestor que pone en riesgo la viabilidad y el futuro de la mayor empresa pública del país», lo que proporciona motivos «más que suficientes» para convocar una huelga general «que detenga el daño irreparable que se está haciendo a Correos como empresa y al servicio público postal, comprometiendo el futuro de 47.000 trabajadores y sus familias».

Según CCOO y UGT, Correos está al borde de la «quiebra técnica», con más de 500 millones de euros en pérdidas en tres años, 400 millones de déficit estructural y préstamos por un montante de 1.000 millones para el pago de las nóminas. Todo ello, argumentan, se debe «a la renuncia de Serrano a defender una mayor financiación pública, el caos en la gestión y el despilfarro en fastos megalómanos, ocurrencias sin contrastar y proyectos fracasados».

CCOO y UGT piden al Gobierno «que deje de mirar para otro lado y frene su alocada huida ultraliberal«, para volver a replantear el futuro de Correos desde un modelo de servicio público, moderno, competitivo, eficaz y eficiente, con financiación suficiente e inversiones que garanticen su viabilidad.

Ambas organizaciones han advertido de que, de no revertir la situación, mañana reunirán a 200 delegados para dar el pistoletazo de salida a las movilizaciones contra el «desguace» de Correos.

Correos desmiente las acusaciones

Esta mañana Correos ha desmentido las acusaciones realizadas por los sindicatos y ha defendido que la empresa «garantiza la calidad del servicio postal» y rechazando que exista un plan para privatizarla o para destruir empleo. La empresa confirma en un comunicado que Correos seguirá siendo pública y desmiente que vaya a producirse un trasvase de su actividad a su filial Correos Express, al mismo tiempo que asegura que no está cerrando ninguna oficina o centro de distribución, sino, al contrario, está ampliando su servicio al área rural, donde está digitalizando los puntos de atención al público. «Es completamente falso que Correos se vaya a fragmentar. Se trata de una reorganización interna que no va a afectar a la unidad de la compañía. Es una especialización por líneas de negocio para mejorar la gestión, dentro de la estructura de la compañía», argumenta, ante las informaciones a las que apuntan CC.OO. y UGT.

El proceso de transformación en el que está inmerso, que gira entorno a la diversificación de servicios, la internacionalización y la mejora de la eficiencia, tiene como objetivo generar ingresos que reviertan una situación de pérdidas de envíos postales agravada por la situación de la pandemia -en 2021, 212 millones menos que en 2020, año en el que se enviaron 500 millones de envíos menos que en 2019-. «Correos, como compañía pública, tiene la obligación de fortalecer su apertura a otros sectores y de diversificar su negocio. No se está realizando ningún proceso de despidos y sigue trabajando por el empleo estable y de calidad», añade.

En este sentido, defiende el diálogo social a través del cual se firmó el acuerdo plurianual 2018-2020 y señala que en el período 2020-2022 se han mantenido más de 160 reuniones, dando como resultado la convocatoria de 13.297 nuevas plazas para personal laboral indefinido, de las que 7.730 personas ya se han incorporado. Además, entre 2020 y 2021, un total de 5.521 personas obtuvieron un destino más acorde a sus necesidades a través del concurso de traslados, y desde 2018 se han realizado más de 6 millones de horas de formación para un total de 1,4 millones de participantes.

Empresa pública

La empresa recuerda que ya se firmó una declaración con todos los sindicatos, incluyendo CSIF, Sindicato Libre y CIG, sobre las principales líneas de actuación del Plan Estratégico del Grupo Correos para 2021-2024, en la que se mantenía «como una empresa pública de emblema nacional, vertebradora de todo el territorio nacional, con la función de servicio postal universal y económicamente sostenible en el tiempo».

Finalmente, enumera algunas de las iniciativas puestas en marcha en los últimos años como la entrega de 22.000 nuevas PDA a su plantilla, el lanzamiento de Correos Cash, la instalación de 109 cajeros en distintas ubicaciones de España o la promoción de la plataforma Correos Market.

Te puede interesar

Comentar ()