La Federación Rusa ha decidido irse de la Organización Mundial del Turismo (OMT) antes de que la reunión de su Asamblea General Extraordinaria, que iba a tener lugar este miércoles y mañana en Madrid, decidiera la posible suspensión del país como miembro con motivo de su invasión a Ucrania.

Así lo ha manifestado la OMT en su cuenta de Twitter, en la que ha afirmado que Rusia debe seguir el debido proceso y tardará un año en completarse su abandono de la organización mundial, aunque la suspensión es efectiva «de inmediato».

A pesar de la retirada por decisión propia del país, la reunión de la Asamblea General Extraordinaria sigue adelante y los Estados miembros votarán igualmente si suspenden a Rusia.

En su orden del día provisional para el encuentro, figura en quinto lugar la «consideración de la suspensión de la calidad de miembro de la Federación de Rusia de conformidad con el artículo 34 de los Estatutos».

Según se describe en el resumen ejecutivo, en el punto 5 del orden del día, el asunto se somete a la consideración de la Asamblea «dada la naturaleza sin precedentes de la aplicación del artículo 34 de los Estatutos a un miembro a petición de otro miembro».

Para que la suspensión de Rusia se materialice será necesario el apoyo de dos tercios de los 160 Estados miembros que forman la organización, tras la recomendación del consejo ejecutivo, integrado por 35 países y aprobada con un 72% de los votos a favor.

Por su parte, España iba a apoyar la suspensión temporal de Rusia como miembro de la OMT, según señaló la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, el pasado mes.

Además, en la reunión extraordinaria está previsto aprobar también la elección del presidente y vicepresidentes, así como la designación de los miembros de la Comisión de Credenciales y el informe de la Comisión de Credenciales.

Reunión extraordinaria

La decisión de celebrar una asamblea extraordinaria, sin precedentes hasta ahora en la historia de la organización, se tomó en el consejo ejecutivo de la OMT que se celebró en la capital de España el pasado 8 de marzo.

El consejo se reunió a petición de países miembros como Colombia, Eslovenia, Guatemala, Lituania, Polonia y Ucrania, tras las acciones unilaterales emprendidas por Rusia en territorio ucraniano. Se trata de la primera vez en la historia de la OMT que el consejo ejecutivo se reúne para tratar una solicitud de suspensión de un miembro de la organización.

La convocatoria de esta asamblea extraordinaria se aprobó por un total de 72% de votos a favor. El resultado fueron de 13 votos positivos frente a 5 en contra. Se mostraron en contra Rusia, China, Zambia, Sudáfrica y Emiratos Árabes Unidos, según informaron a Europa Press fuentes cercanas a la reunión.

Según la OMT, la agresión contra Ucrania es «incompatible» con la Carta de las Naciones Unidas y contraviene el objetivo fundamental de la OMT, consagrado en el artículo 3 de sus Estatutos, que establece como principios fundamentales de la organización «la promoción y el desarrollo del turismo con miras a contribuir al desarrollo económico, a la comprensión internacional, a la paz, a la prosperidad y al respeto universal y la observancia de los derechos humanos».