La crisis provocada por la pandemia del Covid, y prorrogada por la guerra de Ucrania, ha demostrado que «los fundamentos de la economía catalana son sólidos» ha asegurado el consejero de Economía, Jaume Giró. Lo ha hecho en la presentación del Informe anual de la economía catalana 2021, que habla de una recuperación «pese a estar ahogados» por un sistema de financiación insuficiente, ha asegurado. Unos datos que según Giró desmienten la decadencia económica provocada por el procés.

Cataluña sufre un «déficit endémico» de inversiones y «un sistema de financiación y balanza fiscal igual de asfixiante» ha asegurado el consejero independentista. «Estos dos obstáculos limitan capacidad de Generalitat y de rebote condicionan el crecimiento y expansión de las empresas catalanas» ha lamentado.

Decadencia post procés

En este contexto, Giró ha destacado los discursos que «desde algunas instancias políticamente interesadas» hablan de la «decadencia de Cataluña y la fragilidad económica». En resumen, ha añadido, de los «efectos perniciosos» de los gobiernos independentistas.

Sin embargo, «la prueba de fuego de falsedad de este discurso» está a su juicio en el comportamiento de la economía catalana en últimos 30 meses. «las prestaciones de la economía catalana han demostrado ser superiores a la economía española y estar al nivel de las economías europeas» de nuestro entorno. «Los hechos nos permiten constatar que las empresas en Cataluña están en buena forma».

Crecimiento en riesgo por la inflación

El informe presentado hoy concluye que en 2021 la economía catalana creció por encima de la media española y europea, «esto se debe en parte por el efecto rebote pero también por las medidas de la administración». El crecimiento fue del 5,8% en 2021, pero la caída el año anterior había sido del 11,7%. No se ha recuperado, por tanto, el nivel anterior a la pandemia, y los efectos de la Guerra de Ucrania ha impactado también en la economía.

Para este ejercicio, las previsiones de la Generalitat recogen los mismos riesgos del anterior «agravados por la guerra y, sobre todo, la escalada de precios». Esto explica la revisión de las previsiones de crecimiento, fijadas en 4,9% para 2022 y 2,9% para 2023. En este contexto, el Departamento atribuye el repunte económico tanto a la recuperación del turismo como a la consolidación de las exportaciones.

La secretaria general de Análisis, Marta Curto, ha destacado el repunte del turismo como «una de las grandes sorpresas» de la recuperación de la economía en este ejercicio.

«Esperábamos una recuperación más lenta» ha reconocido, recordando que el primer trimestre de 2021 llegó un 7% de los turistas recibidos un año antes. En el cuarto trimestre «ya recibíamos más de la mitad» que en 2019 y este abril Cataluña llegó al 70% de las cifras prepandémicas. «Si las cifras se consolidan el turismo podría ser el motor de la economía catalana que ayudaría a compensar la evolución menos favorable de sector industrial.

Cambio de ciclo

En este contexto, Giró ha destacado que la economía global se enfrenta a un cambio de ciclo condicionado por la inflación, los cambios en el modelo de producción industrial y la inestabilidad geopolítica.

«Hemos navegado un río de aguas tranquilas que entra en un tramo de rápidos, de posibles aguas bravas más difíciles de superar» ha apuntado. Una situación ante la cual «la única receta es reforzar los fundamentos de nuestra economía y esto se tiene que ver en el presupuesto de 2023» que su Departamento ha empezado a elaborar hace apenas una semana.