Economía

Las Pymes auguran un "fuerte aumento" de cierre de empresas tras el verano

La patronal Cepyme asegura que tras el fin de la moratoria concursal que decae en junio se activarán numerosos procesos de declaración de concurso de acreedores a partir de septiembre.

bar-cierre-confinamiento

Un empleado cierra la persiana de un bar en el centro de Granada. EFE/Miguel Ángel Molina

La preocupación está instalada tras el verano. Será entonces cuando la situación se complique y pueda abocar a miles de empresas a echar el cierre. Es la inquietud que hoy ha trasladado la patronal de las pequeñas y medianas empresas Cepyme que prevé un «fuerte aumento de cierres empresariales a partir de septiembre tras el fin de la moratoria concursal», que decae este mes de junio.

En un comunicado remitido este jueves, la patronal prevé «un aumento de las quiebras» ya que, a partir de mañana, «los empresarios con su negocio en estado de insolvencia tendrán la obligación de solicitar la declaración formal de concurso de acreedores». Del mismo modo, ha añadido Cepyme, los acreedores, después de más de dos años de moratoria, podrán poner en marcha dicho procedimiento para solicitar el pago de sus deudas.

Aunque la moratoria decae a partir de hoy, Cepyme ha considerado que no será hasta septiembre cuando se presenten la mayoría de los procedimientos, debido a que agosto es un mes inhábil en los juzgados de lo Mercantil y al plazo de dos meses para la presentación voluntaria del concurso.

Aprobación ley concursal

También al hecho de que la nueva Ley Concursal esté aún en trámite parlamentario, lo que llevará a muchas empresas a esperar a su aprobación definitiva antes de presentar el expediente.

En cuanto a la nueva normativa, aunque Cepyme espera que beneficie a la mayoría de las pymes en el medio plazo, las microempresas que se encuentran en estos momentos en riesgo de insolvencia se verán obligadas a acogerse al procedimiento abreviado de concurso de acreedores al haber agotado en su mayoría su patrimonio durante la pandemia.

Para Cepyme, el nuevo proceso abreviado que incluye la nueva norma se vislumbra como un procedimiento menos burocrático y mucho menos gravoso para las pymes y microempresas sin patrimonio.

Además, el nuevo texto prevé potenciar los planes de reestructuración y facilitar las ventas de unidades productivas, si bien, en el corto plazo, estos instrumentos no podrán beneficiar a la mayoría de las empresas que arrastran meses de insolvencia, ha añadido.

Te puede interesar

Comentar ()