Madrileño, residente en el corazón de Girona y apasionado de su oficio, Vicente García Hinojal, desgrana opiniones y certezas sobre los problemas derivados de la ocupación, el mercado inmobiliario o el blanqueo de capitales. El decano del Colegio de Registradores de Cataluña, que antes ocupó la presidencia de la Asociación Profesional de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España, asegura que de momento la inflación no ha frenado el mercado inmobiliario, pese a los negros nubarrones que las previsiones económicas anuncian para el próximo otoño.

También propone soluciones para paliar los riesgos del alquiler vacacional aprovechando todas las potencialidades de los registros. Ya se lo han propuesto a la Generalitat y los principales operadores. Habrá que seguir la respuesta de la administración.

P.- Cataluña copa buena parte de las ocupaciones en España, ¿es problema de una legislación especialmente laxa o de la inacción de las administraciones?

R.- Hay un problema legislativo, pero también un problema demagógico importante. El 42% de las 120.000 ocupaciones que había en 2021 estaban en Cataluña. Lo que subyace en la ocupación es una subversión del orden social. Hay ciertos grupos que quieren vendernos una película basada en familias sin recursos… eso no es la ocupación.

La ocupación como problema social son las mafias que dan una patada en la puerta, cambian esa cerradura y te venden la llave»

La familia que siendo arrendataria se convierte en ocupa porque viene a menos económicamente no destroza la vivienda, no la convierte en un narcopiso o un prostipiso. Esa familia lo que quiere es vivir y en cuanto puede pagar, paga. La ocupación como problema social son las mafias que dan una patada en la puerta, cambian esa cerradura y te venden la llave.

P.- Sin embargo, los problemas de acceso a la vivienda por unos precios cada vez más caros son reales.

R.- Si hablamos de la necesidad de políticas sociales para que todo el mundo tenga acceso a una vivienda, que es real, tampoco hay derecho a que las políticas públicas trasladen el problema al particular. Una persona que ha ahorrado para tener dos o más inmuebles y alquilarlos para tener una renta en su jubilación no tiene por qué soportar la inexistencia o carencia de viviendas sociales.

P.- ¿La actual legislación deja al propietario indefenso ante las ocupaciones si lo comparamos con los países de nuestro entorno?

R.- Nos encontramos con una indefensión en la medida en que los procedimientos para desalojar a ese ocupa son más lentos que en otros países. No le puedes cortar la luz, el agua… son procesos que te dejan indefenso. La propiedad privada está consagrada en las constituciones, sin propiedad privada no hay libertad ni hay progreso. Si hay gente sin vivienda no es un problema del individuo es un problema que deben resolver las políticas sociales.

P.- La Generalitat ha anunciado la creación de un registro de viviendas vacías de grandes tenedores para forzar su alquiler social ¿Implicará eso a los registradores?

R.- Tendrán que ser los grandes tenedores los que den esa información a la Generalitat a través de ese nuevo censo. Nosotros en su momento ofrecimos a la Generalitat un registro de viviendas turísticas.

P.- Mencionaba el caso de los pisos turísticos. En Barcelona, y otras capitales españolas, se han intentado limitar mientras siguen dándose casos de estafas cada verano ¿se ha cerrado una regulación con suficientes garantías para todas las partes?

R.- Está regulándose pero no se ha cerrado. Cuando se habla de pisos turísticos se piensa en Cataluña, pero quien más pisos turísticos tiene es Andalucía. Pisos regulados. Ha habido un uso y abuso de los pisos turísticos. Nosotros hemos ofrecido a la Generalitat crear un registro de pisos turísticos para dar garantías a los clientes.

P.- ¿Un registro para prevenir los fraudes en internet?

R.- Exacto, podría servir para prevenir los fraudes en internet. Lo que pretendemos es hacer constar en el registro que ese piso tiene un uso turístico, como un requisito cuando se va a registrar su piso como turístico en el ayuntamiento correspondiente, del mismo modo que hacemos constar si es suelo inundable o se han realizado actividades contaminantes. Eso por lo menos permitiría que un señor que desde Estocolmo o Madrid contrata un piso turístico en Calella sepa que existe, que quien lo quiere alquilar es realmente el propietario y que está situado en la calle donde le dicen.

El registro de pisos turísticos permitiría que un señor que desde Estocolmo o Madrid contrata un piso turístico en Calella sepa que existe, quien es el propietario o la localización real

En el caso de pisos turísticos no regulados el problema es mucho mayor. No sólo por las posibles estafas, también plantea problemas de seguridad nacional, puesto que no tienes registro de quién lo ocupa, y también plantea problemas de evasión fiscal.

P.- ¿Ha prosperado esa propuesta?

R.- Hicimos la propuesta a todos los grupos parlamentarios, a la Generalitat y a la asociación mayoritaria de pisos turísticos. Les interesó a todos, pero es un tema que tiene que desarrollar la administración pública. Nosotros ofrecimos la tecnología de los registros y la posibilidad de hacer publicidad de esa situación.

P.- ¿Como decano de los registradores tiene percepción de que la inflación se haya trasladado ya al mercado inmobiliario, está afectado?

R.- De momento no. De momento hay mucho trabajo y la gente ha vuelto a considerar el ladrillo como un refugio seguro. Hay mucha inversión, que implica también confianza en el futuro. Lo bueno es que no va a haber otra burbuja inmobiliaria.

P.- ¿Por qué no?

R.- Se está cumpliendo la ley del mercado hipotecario, lo máximo que se puede dar para una vivienda habitual con un crédito de garantía hipotecaria es el 80% del valor de una tasación ajustada. El incumplimiento de esa norma fue lo que creo la burbuja inmobiliaria anterior, cuando se estaba dando a la vista del regulador hipotecas por el valor del 120% en una economía sustentada en palillos.

No va a haber una nueva burbuja inmobiliaria, se está cumpliendo la ley del mercado hipotecario

P.- ¿Qué le parece el impuesto a la banca?

R.- Se está creando un impuesto a beneficios extraordinarios de la banca como consecuencia de la subida de tipos de interés… Primero, la actividad básica de la banca de toda la vida ha sido prestar dinero a cambio de interés, eso no es extraordinario. En segundo lugar, cómo se cuantifica ese incremento de ingresos extraordinario. Además, esa subida de tipos no la deciden los bancos sino el BCE para frenar una subida de la inflación galopante.

P.- Es especialista en el blanqueo de capitales ¿España lucha de forma eficaz contra el blanqueo?

R.- Se está luchando bien. En el colegio de registradores tenemos el Centro antiblanqueo (CRAB), en el que estamos involucrados todos los registradores. En el día a día de nuestras oficinas saltan alertas, que se mandan al CRAB y éste las remite al Ministerio del Interior, que las investiga. Tenemos, por ejemplo, un plan especial para el Campo de Gibraltar.

P.- ¿Por qué saltan esas alarmas?

R.- Lo que percibimos son inversiones, o compra-ventas rápidas y repetidas en el tiempo. No podemos detectar a que tipo de organización corresponde, si se trata de mafias o grupos terroristas. Pero hay concomitancias entre la financiación de grupos terroristas y grupos criminales, igual que hay un blanqueo de capitales de las organizaciones y de los miembros de las organizaciones.

P.- Usted ha investigado el blanqueo asociado al terrorismo ¿qué especificidades tiene?

R.- La financiación del terrorismo es un tema complejo, sobre todo ahora que ha surgido el terrorismo low cost. Los terroristas de Barcelona y Cambrils, con una furgoneta robada mataron a varias personas. La financiación del 11-S y el 11-M no tuvo nada que ver. En el 11-S estuvo implicado mucho dinero, mucha preparación y en el 11-M se financiaron trapicheando y aplicaron esos recursos a un fin, el atentado.

P.- Participan en el Pacto nacional por la justicia impulsado por la Generalitat ¿Qué se proponen?

R.- Es una buena iniciativa, están representadas todas las fuerzas sociales del mundo jurídico. Es una visión a largo plazo para conseguir una justicia más sólida, más cercana y más rápida.

Se ha dicho que los funcionarios no querían venir a Cataluña por el tema del catalán, eso es inexacto, el problema es el coste de la vida

P.- ¿El problema de la justicia es de medios o va más allá?

R.- Tradicionalmente la administración de Justicia se queja de la falta de medios económicos. Pero en Cataluña también hay un problema de volatilidad de los jueces, la no permanencia en los cargos de jueces que se encuentran con juzgados saturados; es una mezcla de falta de medios técnicos y humanos.

P.- Cataluña sufre una falta casi sistémica de funcionarios en casi todas las ramas de la administración del Estado. ¿También faltan registradores?

R.- No, el registrador que viene a Cataluña, como el notario, viene para quedarse. El catalán nunca ha sido opositor, le ha gustado más la empresa privada. Se ha dicho que los funcionarios no querían venir a Cataluña por el tema del catalán, yo creo que eso es inexacto, el problema es que un funcionario gana lo mismo en Cataluña que en Cuenca y el coste de la vida no es el mismo.