Economía

El Banco de España asegura que los bancos "tendrán que aumentar" sus provisiones para cubrir potenciales pérdidas

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, interviene en un acto.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, interviene en un acto. Jesús Hellín / Europa Press

Los bancos «tendrán que aumentar sus provisiones para poder cubrir las potenciales pérdidas» derivadas de los riesgos actuales, según ha afirmado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Durante la inauguración del V Foro de Banca organizado por el diario ‘El Economista’, Hernández de Cos ha matizado que el contexto actual del sector bancario «parte de una situación relativamente favorable», con una caída del 12,4% en el segundo trimestre del crédito dudoso del sector privado residente, situándose la tasa de dudosos de los préstamos bancarios en el 3,8% en el pasado mes de junio, «volviendo a registrar mínimos tras la crisis financiera global».

También los préstamos en vigilancia especial «han intensificado su ritmo de corrección», hasta reducirse casi un 10% interanual en junio, y representando actualmente un 7% de la cartera de préstamos al sector privado residente, si bien se mantiene por encima de los registros prepandemia. «Lógicamente, es en los sectores más afectados por la pandemia y por el alza de los costes energéticos donde se concentran las mayores vulnerabilidades», ha ahondado el gobernador.

En cuanto a la rentabilidad del sector bancario español, continuó mejorando en la primera mitad del año, una vez se descuentan los resultados extraordinarios derivados de las fusiones en 2021.

El retorno de capital (ROE, por sus siglas en inglés) se situó en el 10% en el primer semestre, dos puntos porcentuales más que en junio de 2019, mientras que la ratio de capital ordinario de nivel 1 (CET1) del conjunto de las entidades se situó en el 12,9% en junio, 50 puntos básicos por debajo de su nivel en el mismo mes del año anterior, pero 70 puntos por encima del nivel prepandemia (12,2%).

Hernández de Cos ha señalado que este nivel de solvencia implica la existencia de unos colchones de capital voluntarios por encima de los requisitos regulatorios significativos, «aunque inferiores a los del resto de los principales países europeos».

Sin embargo, ha indicado durante su intervención que la estimación del impacto del contexto actual sobre la rentabilidad y la solvencia de la banca «resulta más complejo». «De un lado, el aumento de los tipos de interés supondrá que las nuevas operaciones de préstamo generarán mayores rendimientos, al igual que los préstamos ya existentes concedidos a tipo variable. Así, aunque presumiblemente el volumen de crédito se modere en la situación actual, cabe esperar que los ingresos brutos aumenten, en particular en el corto plazo», ha explicado.

Por el lado contrario, el gobernador del Banco de España ha apuntado al aumento de los costes de financiación, tanto por los instrumentos de deuda emitidos por las entidades en los mercados financieros como por los depósitos, aunque este último factor afectaría en menor medida. «Cabe esperar que el volumen de depósitos se vea impulsado al alza, al aumentar su remuneración y debido al entorno de incertidumbre», ha precisado.

Cabe esperar que el volumen de depósitos se vea impulsado al alza, al aumentar su remuneración y debido al entorno de incertidumbre

pablo hernández de cos

Por otra parte, el aumento de los tipos de interés también se traduciría «de forma inmediata» en una revisión a la baja de las valoraciones de los títulos de renta fija, pública y privada, que las entidades tienen en sus balances, aunque la traslación contable de estas menores valoraciones solo se produciría en caso de que los activos estén disponibles para la venta, pero no si las entidades las mantienen en sus balances hasta el vencimiento de los títulos.

En caso de suceder así, los bancos obtendrían menores rentabilidades que las que ofrecen las nuevas emisiones que se pongan en circulación. «En las entidades españolas, menos de la mitad de estas tenencias de deuda estaban clasificadas como disponibles para la venta a finales de 2021», ha expuesto el gobernador

«Y, en un horizonte algo más amplio, que puede extenderse uno o dos años, es cuando se manifestarían buena parte de los efectos negativos sobre la capacidad de hogares y de empresas para hacer frente a sus obligaciones financieras del contexto actual y previsto», ha afirmado Hernández de Cos.

Así, como consecuencia de esta situación, estima que las entidades «tendrán que aumentar sus provisiones para poder cubrir las potenciales pérdidas». «Adicionalmente, la inflación también podría elevar los costes operativos de las entidades», ha añadido.

El impacto neto de todos estos riesgos para las entidades en un horizonte de tres años «podría ser negativo en determinados escenarios», por lo que ha insistido a los bancos a que «extremen la prudencia» y que se haga un seguimiento «minucioso» de los riesgos, ya que pueden experimentar una evolución adversa «de forma rápida» y obligar a «plantear nuevos escenarios de tensión».

«Todo ello nos lleva a recomendar a las entidades que sean muy cuidadosas con su política de provisiones y con su planificación del capital en los próximos trimestres», ha recalcado el gobernador del Banco de España.

Te puede interesar

Comentar ()