La feria inmobiliaria The District ha arrancado este miércoles en Barcelona con casi dos horas de retraso por la irrupción de activistas en el recinto del salón, contra el que se han manifestado al considerar que reúne a especuladores y «promotores de la miseria».

Unas 300 personas se han manifestado desde las 09.00 horas de este miércoles a las puertas del recinto ferial de Montjuïc, en contra de la celebración de este salón inmobiliario.

Unas decenas de estos manifestantes han irrumpido en la primera sesión, que se ha iniciado a las 9.10 horas, lo que ha obligado a interrumpir el acto, ya que los Mossos d’Esquadra han pedido a los congresistas que abandonarán la sala para poder desalojar a los activistas, informa Efe.

Dentro del pabellón, el grupo de activistas ha hecho una sentada y ha desplegado una pancarta en la que se podía leer «Defensem la vida, parem District» (Defendamos la vida, paremos District).

Ante el requerimiento de los agentes de la Unidad de Mediación de los Mossos para abandonar voluntariamente el edificio, algunos de los manifestantes han salido sin oponer resistencia, pero otros han tenido que ser desalojados uno a uno por la policía autonómica, que los ha identificado y denunciado por desobediencia, y que ha detenido a uno de ellos.

Polvos fluorescentes

Los manifestantes han gritado y lanzado polvos fluorescentes a algunos de los congresistas que han accedido al salón por la entrada de Plaza de España, lo que ha manchado la ropa de varios de los participantes.

Los activistas también llevaban una pancarta con el lema «Fuera Fondos Buitre. Fuera Especuladores del barrio», y durante la protesta han hecho sonar tambores y silbatos.

Una cincuentena de entidades sociales, vecinales y políticas han firmado un manifiesto conjunto en contra de la celebración de la feria inmobiliaria The District en Barcelona y han convocado protestas para hoy.

En la feria están presentes unas 250 firmas inmobiliarias, incluidos fondos de inversión, grandes tenedores de suelo, administradores, promotores, agencias comercializadoras, consultores o gestores de propiedades.

En el manifiesto, se hace responsable a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también presidenta del consejo de administración de Fira de Barcelona, y al conseller Roger Torrent, como vicepresidente, «de las consecuencias que la actividad de este grupo de presión tendrá sobre los representantes públicos».

«En una ciudad castigada por el contexto económico, donde cada día hay más de veinte desahucios, hemos conocido que los principales promotores de la miseria de la mayoría de la población se reunirán en Barcelona para seguir elaborando estrategias para explotar el territorio y los recursos, especular y profundizar en los procesos de empobrecimiento y expulsión social», se argumenta en el manifiesto.