Economía

Escrivá sobre la opinión del BCE del impuesto a la banca: "Parece un copia y pega"

Considera "paradójico" que la institución esté subiendo tipos para moderar el crédito lance un aviso como este

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, en Vitoria-Gasteiz.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, en Vitoria-Gasteiz. Iñaki Berasaluce / Europa Press

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, se ha mostrado «sorprendido» ante la advertencia del Banco Central Europeo (BCE) de que el impuesto a la banca español puede restringir el crédito y ha considerado «bastante paradójico» que una institución que está subiendo los tipos de interés para suavizar el crédito lance un aviso como éste en el contexto actual.

«Me parece sorprendente. No es la primera vez que emite un informe de estas características. Lo deben tener de copia y pega de otros momentos, en contextos distintos (…) Será un tipo de informe normalizado que tienen de otras veces que han contestado a esto y lo han puesto ahí, sin tener en cuenta que, vista la coyuntura actual, resulta un poco sorprendente esa afirmación», ha señalado el ministro.

Escrivá, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, ha pedido «rebajar muchísimo el estatus» de este informe del BCE, pues entiende que son recomendaciones y consideraciones de carácter general. «En ningún caso entiendo que el BCE quiera interferir en la legitimidad de un Gobierno de regular estos temas», ha opinado.

De hecho, el ministro, que trabajó en el BCE durante unos años, ha subrayado que la emisión de este tipo de informes no es una actividad central de la institución, sino secundaria.

«Hay que poner en su justo término lo que significa un informe como éste (…) No es su actividad central, es una parte secundaria y rutinaria. El Tratado le da esta función, pero no entra en el proceso central de toma de decisiones», ha apuntado.

El ministro ha subrayado que las regulaciones financieras, excepto algunos elementos concretos de solvencia, y en mayor medida las regulaciones fiscales «son competencias nacionales».

En este sentido, ha indicado que en los países escandinavos y en Francia existen impuestos a la banca desde hace más de una década, sin que difieran mucho del planteado por España.

Guindos defiende que esta opinión «busca ayudar» y no es vinculante

El BCE publicó ayer un dictamen en el que cuestiona distintos aspectos del impuesto temporal que el Gobierno español quiere imponer al sector bancario al considerar que el gravamen podría llegar a poner en peligro una transmisión fluida de las medidas de política monetaria, añadiendo que el importe del mismo podría no ser proporcional a la rentabilidad de las entidades y expresando la importancia de que pueda repercutirse a los clientes.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha subrayado que el dictamen «trata de ayudar» al Gobierno y no es vinculante. «Nuestra opinión trata de ayudar a los gobiernos y eso a menudo la gente lo olvida. No es vinculante», ha recordado Guindos durante su intervención la 11ª edición de la conferencia ‘Energy Prospectives’, organizada por el IESE y la Fundación Naturgy, donde también ha señalado la polarización de la opinión pública en España.

En este sentido, el exministro español de Economía ha subrayado que se trata de algo que el BCE ha hecho en ocasiones anteriores en el pasado con otros Estados de la eurozona que planeaban introducir impuestos a la banca.

Así, el vicepresidente del BCE ha explicado que en el proceso para producir su opinión el BCE ha incorporado un panel con representantes de muchas áreas diferentes, incluyendo economía, política monetaria, supervisión o estabilidad financiera, además de contar con la colaboración del banco central nacional, teniendo en cuenta opiniones emitidas previamente y las características específicas del caso.

«La política fiscal no es nuestro trabajo pero tiene potenciales consecuencias en la solvencia de la banca, el crecimiento del crédito y las condiciones de financiación», ha añadido.

En cualquier caso, ha subrayado que la introducción del impuesto y su diseño «será una decisión democrática», tomada por el Parlamento español, por lo que el ángulo del BCE «es para ayudar». «Podrán seguirla o no porque no es vinculante», ha apostillado.

Te puede interesar

Comentar ()