Economía

CaixaBank se adhiere al Código de Buenas Prácticas para ayudar a los hogares con hipoteca

Es la primera entidad en hacerlo

CaixaBank, banco del año 2021 según la revista 'The Banker'. El reconocimiento de la revista del grupo Financial Times se suma a los de ‘Euromoney’ y ‘Global Finance’, y a otros galardones que reconocen la apuesta por la innovación y la sostenibilidad del primer banco español por activos y número de clientes

José Ignacio Gorigolzarri y Gonzalo Gortázar, presidente y consejero delegado de CaixaBank. CaixaBank

El Consejo de Administración de CaixaBank ha aprobado este jueves su adhesión a las nuevas medidas de apoyo a los hipotecados con dificultades. De esta forma, la entidad se adherirá a la ampliación del Código de Buenas Prácticas vigente y también al nuevo, que tendrá un régimen transitorio con una duración de dos años, tal y como aprobó esta semana el Consejo de Ministros.

CaixaBank se convierte en la primera entidad en comprometerse a aplicar este paquete de medidas, con las que se busca anticiparse y aliviar las posibles situaciones de dificultad que puedan tener en el futuro algunos hogares para pagar la hipoteca de su primera vivienda como consecuencia de la subida de tipos de interés.

La entidad ha sido la más activa en la concesión de ayudas acogidas al Código de Buenas Prácticas y ha llevado a cabo el 35% de las operaciones del conjunto del sector.

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha explicado que el Consejo de Administración ha decidido que la entidad se adhiera a las nuevas iniciativas “porque somos los principales interesados en apoyar al conjunto de la sociedad y, especialmente, a nuestros clientes en dificultades. Lo hemos hecho siempre, lo hacemos en la actualidad y vamos a seguir haciéndolo en el futuro porque tenemos el compromiso y el deber de contribuir al bienestar económico y social del país”.

El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ha subrayado que CaixaBank “se encuentra en una posición muy sólida para seguir ayudando a familias y empresas, y para contribuir a que el impacto del deterioro económico que se pueda producir sea más moderado”. También ha puesto en valor el papel fundamental que juega la banca en la economía y la sociedad: “Cumplimos una función social básica”.

La entidad tiene una amplia experiencia en el apoyo a sus clientes. En 2009, puso en marcha un Plan de Ayudas a personas físicas que durante la anterior crisis financiera permitió ayudar a 360.000 clientes que tenían dificultades para hacer frente al pago de sus préstamos hipotecarios.

Además, ha realizado más de 27.000 daciones en pago, y ha otorgado el 35% de las operaciones amparadas por el Código de Buenas Prácticas del conjunto del sector financiero.

Durante la pandemia de la Covid, CaixaBank concedió 500.000 moratorias en el pago de la hipoteca y préstamos al consumo, y condonó el alquiler a 4.800 hogares a través de su participada BuildingCenter. La entidad cuenta, además, con un parque de 12.800 viviendas sociales.

Tras varias semanas de negociaciones con el sector financiero, el Consejo de Ministros aprobó el martes y el Boletín Oficial del Estado publicó el miércoles el real decreto-ley que amplía el Código de Buenas Prácticas vigente, para que pueda cubrir a aquellos deudores vulnerables afectados por subidas de tipos de interés, y también establece un nuevo Código de Buenas Prácticas para aliviar la carga financiera de los deudores hipotecarios con un volumen superior de ingresos, pero que igualmente están en riesgo de vulnerabilidad por la subida de tipos de interés.

Las medidas que se contemplan en la ampliación del código vigente son aplicar carencias de cinco años en el capital de la hipoteca y una reducción del tipo de interés aplicable hasta el euríbor menos el 0,1%, cuando el incremento del esfuerzo hipotecario es superior al 50%; y con una carencia de dos años y un alargamiento del plazo de hasta siete años cuando el incremento del esfuerzo hipotecario es inferior al 50%.

Otras medidas contempladas son: las entidades deben garantizar que estos derechos se mantienen aunque vendan el crédito a terceros; se podrá solicitar por los deudores la dación en pago durante veinticuatro meses desde la solicitud de reestructuración; y se permitirá instar el estudio por la entidad de una segunda reestructuración si al término de la primera el deudor continúa en una situación de vulnerabilidad.

Te puede interesar

Comentar ()