Economía | Finanzas

Los españoles se decantan por las tarjetas de débito a pesar de que los bancos regalan las de crédito

El 81% de los consumidores utilizan una tarjeta de débito para pagar

Tarjetas de crédito.

Tarjetas de crédito. EUROPA PRESS

Los españoles lo tienen claro: para pagar con tarjeta eligen la de débito. El 81% de los consumidores la utilizan, según la última edición del Barómetro de Uso de Tarjetas para Particulares de Mastercard. Las de crédito también son muy usadas por los clientes, pero en menor medida, ya que la utiliza el 53% de ellos. Esta diferencia de uso se produce a pesar de que los bancos regalan las de crédito y cobran las de débito.

Desde hace unos meses, las entidades financieras han cambiado su estrategia en cuanto a tarjetas. Hasta hace no mucho el cliente que tuviera una serie de vinculaciones con su banco tenía la tarjeta de débito de manera gratuita e incluso sin necesidad de tener esa vinculación y si quería la de crédito tenía que pagar una cantidad. Sin embargo, ahora el banco ofrece sin miramientos la tarjeta de crédito y cada vez son menos los que ofrecen la tarjeta de débito gratuita.

Esta situación ha hecho que las tarjetas de crédito en circulación hayan aumentado un 7% en el segundo trimestre en comparación al año pasado y también ha provocado que las de débito hayan descendido casi un 3%, según los datos del Banco de España. En el segundo trimestre del año, en España había 40,46 millones de tarjetas de crédito en circulación, una cantidad que se sitúa en niveles de 2017. Al cierre de ese año, había en circulación 52,35 millones de tarjetas de crédito, pero al año siguiente cayeron hasta las 36,64 millones.

Por otro lado, las tarjetas de débito están cayendo. En el segundo trimestre del año, el número de tarjetas de débito descendió un 2,95% hasta los 47,53 millones, un poco por encima del cierre de 2018 cuando ascendieron a 48,35 millones. Desde 2015, este producto ha ido creciendo, ya que los bancos la regalaban con la contratación de una cuenta.

Las asociaciones de consumidores y usuarios critican esta nueva operativa. Asufin, la asociación de usuarios financieros, explica que los bancos ganan con el decalaje del pago que “están imponiendo a sus clientes”. Al vendedor le adelantan el pago y le cobran los respectivos intereses al comprador. “En resumen, “las entidades financieras están forzando a sus clientes a contratar este tipo de tarjetas para obtener mayor rentabilidad”, advierten desde la asociación.

El Banco de España explica en su portal web que las comisiones que cobran las entidades son libres, salvo en los casos en los que están limitadas legalmente. En el caso de las comisiones de emisión y mantenimiento no hay limitación por lo que cada entidad puede establecer la comisión que decida. Y avisan que para que la entidad pueda cobrar esta comisión deben informar al cliente previamente sobre sus condiciones y este tiene que aceptarlas expresa o tácitamente.

Actualmente hay seis entidades en España que ofrecen la tarjeta de débito gratuita. Banco Santander tiene la Tarjeta One Débito, sin comisiones y que permite retirar dinero gratis en todos los cajeros de la entidad del mundo. Esta tarjeta está asociada a la Cuenta Santander. Openbank, el banco digital de Banco Santander, ofrece una tarjeta de débito gratuita vinculada a la Cuenta Corriente Open y que se puede usar en los cajeros de la entidad presidida por Ana Botín.

Otro de los grandes, BBVA, también ofrece este producto de manera gratuita. La Tarjeta Aqua Débito no tiene coste con la Cuenta Online Sin Comisiones. ING es otro de los bancos que aún ofrece este producto, está vinculado a la Cuenta Nómina, es gratis siempre, hay devoluciones en gasolineras y tiendas y el cliente puede sacar dinero gratis en cajeros de la entidad, en los de Euronet, Caszone, Banca March, Euro Automatic Cash y Targobank. ING también ofrece tarjeta de débito gratuita con su ‘Cuenta NoCuenta’, pero en este caso solo si es digital, si el cliente la quiere físicamente tendrá que realizar un pago.

Abanca es otro de los bancos que aún ofrece este producto gratis. En este caso el cliente debe tener la Cuenta Clara, pero solo se aprovecha de los beneficios si es nuevo cliente. Además, esta tarjeta no tiene comisión por cambio de divisa y se puede sacar dinero gratis hasta cinco veces al mes en todo el mundo. Finalmente, N26 ofrece una tarjeta de débito vinculada a la Cuenta N26.

Caixabank, el primer banco español por volumen de activos, cobra 36 euros anuales por la tarjeta de débito incluso a los clientes que tengan su nómina domiciliada y cumplan los requisitos del Plan Día a día. En cambio, ofrece gratis la tarjeta Mycard, un medio de pago mixto que permite extraer dinero a débito en cajeros, pagar a plazos con intereses y a dos días sin intereses.

La Asociación de Usuarios Financieros señala que uno de los riesgos de las tarjetas de débito diferido es que “aunque sea sin coste aparente para el consumidor, le invita a tener deuda pudiendo ser el origen de un problema de sobreendeudamiento”.

Te puede interesar

Comentar ()