Economía | Finanzas

Bankinter prevé que el Ibex subirá un 12% en 2023

El departamento de análisis de la entidad estima que el índice española sobrepasará los 9.000 puntos al año que viene

Panel del Ibex 35 en la sesión del 4 de marzo

Panel del Ibex 35 EFE/Vega Alonso

Bankinter ha presentado sus previsiones del mercado para 2023. El departamento de análisis de la entidad señala que las bolsas mundiales crecerá y estiman que el Ibex 35 subirá un 12% durante el año que viene y sobrepasará los 9.000 puntos (9.093 puntos) tomando como referencia el cierre del lunes 19 de diciembre en los 8.136,8 puntos. La principal razón que esgrimen desde el departamento es que los beneficios por acción han sido más resistentes de lo que habían previsto, con un crecimiento sólido este año de en torno al 30%, que pasará al 7% más adelante.

Dentro del índice, los analistas de Bankinter han realizado una cartera de los cinco valores preferidos que está conformada por Iberdrola, Inditex, Telefónica, Banco Sabadell y Cellnex. También cuentan con una cartera de 10 en la que se suman CaixaBank, Mapfre, ACS, IAG y Logista.

Asimismo, Bankinter apunta a los bancos como uno de los sectores que se verá más beneficiado en 2023 y añaden que la banca tiene “peso muy relevante” en el selectivo español, por lo que se ven empujados por la subida de tipos, tal y como ha explicado Esther Gutiérrez, analista de la entidad. De hecho, desde el lunes el peso todavía es mayor con la incorporación al Ibex de Unicaja. Por lo que respecta al impuesto, Rafael Alonso, analista del departamento de análisis y mercados de Bankinter, ha explicado que ese impacto ya lo descontó el mercado el mismo día que lo anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el debate del estado de la Nación.

Entre las entidades financieras, prefieren las del Viejo Continente con opciones como Unicredit o Intesa, entre otras, dado que en Estados Unidos la racional «no es tan evidente». No obstante, cuentan con entidades como Morgan Stanley o Bank of America, entre otras. Alonso ha señalado tres razones por las que se decantan por los bancos europeos. La primera de ella es porque los europeos se centran más en la economía real, mientras que los estadounidenses dividen su negocio en banca comercial y de inversión. Además, el potencial de subida de los tipos de interés en EEUU es menor que en la Eurozona, porque en el país americano “lo mejor ya lo han vivido”. Y en tercer lugar porque en EEUU el mercado hipotecario ya se está financiando al 6% y la tasa de morosidad es mayor a ese interés, que al europeo (en torno al 4%).

Más allá de la banca y seguros, Bankinter señala a las infraestructuras, el consumo de lujo, los automóviles de lujo, las energías renovables y la tecnología como los sectores preferidos para 2023. No obstante, en el caso de las tecnologías, solo ven potencial en las compañías más maduras y grandes.

En renta fija, la entidad ve varias razones para el optimismo, como la remisión de la inflación y que el mercado da por sentado que los bancos centrales van a tener éxito en su lucha contra la inflación. Concretamente, ve potencial en bonos soberanos a dos y tres años, así como en crédito, aunque siempre de buena calidad.

Mayo crecimiento en 2022 y menor en 2023

Por lo que respecta a los proyecciones macroeconómicas, Bankinter prevé un crecimiento del 4,7% para España en 2022, un 1,1% el año que viene y el 2,2% el siguiente, lo que supone una revisión al alza de 0,4 puntos para 2022 y una rebaja de lo mismo para el siguiente ejercicio. La inflación, por su parte, se situará en el 4,9% el año que viene y prevé que se modere al 2,5% en 2024, y el déficit se mantendrá en los mismos niveles que este año.

El equipo de análisis de la entidad cree que la economía está ante un nuevo ciclo expansivo que estará caracterizado por unas mayores tasas de inflación, con lo que «hay que esperar a que los bancos centrales hagan su trabajo».

Ramón Forcada, director del departamento de análisis y mercado, ha explicado que la inflación va a estar presente durante algunos años, ya que para bajarla al nivel objetivo del 2% tendrían que subir muchísimo más los tipos, lo que dañaría el empleo. Ante esta imposibilidad de «actuar hasta donde deben», los bancos centrales utilizan el mensaje para influir en los mercados y frenar su evolución.

De esta forma, no espera que se alcance ese nivel objetivo al menos hasta 2025. Forcada ha añadido que las subidas de tipos suponen la vuelta a una situación normal y que los bancos no «se van a forrar» con ellas.

Te puede interesar

Comentar ()