Economía | Empresas

La apuesta del líder del 'oro blanco' en España: hidrógeno verde y reformas

Proceso de fabricación de las placas de yeso en la fábrica de Pladur, Valdemoro (Madrid)

Proceso de fabricación de las placas de yeso en la fábrica de Pladur, Valdemoro (Madrid) PLADUR

El yeso laminado más famoso de España, el Pladur, también conocido como el 'oro blanco', busca soluciones para afrontar un 2024 que según las previsiones de la empresa estará marcado por "la inestabilidad económica y la volatilidad del sector de la construcción". La estrategia de futuro de la marca de tabiquería interior líder del mercado ibérico se sostiene sobre dos pilares fundamentales: las reformas en edificación y el uso de hidrógeno verde en sus fábricas.

Enrique Ramírez, director general de Pladur, ha revelado en un encuentro con medios la hoja de ruta a seguir por la compañía: "El coste de los préstamos está frenando la compraventa de vivienda, aunque esperamos que la subida de los tipos se vaya enfriando. No obstante, hay un dato positivo, ya que las ayudas a la eficiencia energética fomentarán las reformas en la edificación".

El directivo ha hecho un llamamiento al Gobierno y al valor de su gestión de los Fondos Next Generation, ya que consideran que el respaldo de la Administración jugará un papel clave en el camino hacia una edificación verde y sostenible: "Que nos ayuden que aquí hay trabajo".

Ramírez recalca que arquitectos, instaladores y fabricantes apuestan por edificaciones sostenibles, que reducen el impacto ambiental y optimizan los recursos: "No podemos permitir que la edificación -por las calefacciones en invierno y los aires acondicionados en verano- siga siendo la culpable de más del 40% del consumo energético en España y Europa, y tenemos que seguir innovando y adoptando medidas sostenibles que solventen este problema".

Con la mirada atenta a la reactivación del mercado inmobiliario, "es evidente que nos favorece el movimiento" apunta Ramírez, Pladur pretende posicionarse como un actor protagonista en la transformación de la construcción. "Incorporar el hidrógeno verde en la industria implica un cambio hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles, reduciendo las emisiones de carbono y promoviendo una mayor eficiencia energética en la producción industrial", señala Ramírez.

Según los datos de Pladur, el parque de viviendas en España asciende a cerca de 25 millones, y la gran mayoría han sido construidas antes del Código Técnico de la Edificación, por lo que tienen calificaciones energéticas muy bajas.

Por el momento, Pladur evita dar más detalles sobre qué energética les surtirá de esta energía limpia que se implantará en el segundo semestre del 2024 en la fábrica de Valdemoro (Madrid), aunque sí que confirman que el gas procederá de Castilla-La Mancha, lugar donde Iberdrola cuenta con la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial de Europa).

Tendencia de la construcción

Ramírez ha descrito el 2023 como un curso "atípico", en el que los períodos electorales en España -con elecciones autonómicas y municipales en mayo y generales en julio- enfriaron el mercado. Según el dirigente de Pladur, la actividad durante los meses de verano mejoró en línea con la tendencia de otros países europeos como Francia, Alemania, Italia y Reino Unido.

"A pesar de la volatilidad del sector de la construcción, mantenemos expectativas económicas sólidas y rondaremos una facturación cercana a los 210 millones de euros, cifra similar al año anterior", indica Ramírez, que destaca la presencia de Pladur en la obra nueva, ya que ha continuado en crecimiento y ha servido a la empresa para aupar su labor.

El reto de la sostenibilidad gana importancia a cada momento que pasa en los entornos empresariales. Desde Pladur presumen de una de las virtudes principales de su producto: el yeso es un material infinitamente reciclable. Si una placa es defectuosa, vuelve a entrar en el proceso productivo tantas veces como sea necesario.

Actualmente, la producción de Pladur en el sur de Madrid es de 40 millones de metros cuadrados, aunque a máximo rendimiento alcanza los 70 millones. 200.000 litros de agua anuales dan de beber a la fabrica de Valdemoro, que por el momento trata de minimizar su consumo a través de la utilización de agua de lluvia embalsada y luego decantada para utilizarla en los procesos químicos requeridos para el tratamiento del yeso.

Con la implementación del hidrógeno verde en la planta de Valdemoro en el segundo semestre de 2024, Pladur apuesta por "una estrategia de sostenibilidad que busca minimizar el impacto ambiental y promover prácticas más amigables con el medio ambiente en la industria de la construcción". Ramírez ahonda en que esta acción alternativa implica un mayor gasto que de continuar con gas natural; sin embargo, "es el precio que hay que pagar por nuestro compromiso con el medio ambiente", concluye el director general de Pladur.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar