Pelayo transforma su marca en un proceso en el que han participado todas las direcciones de la compañía. La compañía señaló que este cambio surge como una respuesta anticipada a las nuevas necesidades de las personas, lo que supone una revolución en la forma de entender los seguros y la relación con los clientes.

Explicó que en un contexto en el que el cliente es más exigente, compara y analiza a la hora de elegir un seguro, la compañía decide poner el diálogo en el centro de su estrategia para poder ofrecer soluciones personalizadas, lograr mayor fidelización y mejorar la experiencia del cliente, siendo el objetivo último el ser reconocidos como líderes en este campo.

«Un proceso de cambio del que la nueva imagen es solo la punta de lanza», destaca, ya que la aseguradora está inmersa en un proceso de transformación de compañía enmarcado en el plan de negocio trienal para evolucionar hacia un nuevo modelo de relación y ser una compañía más ágil, comprometida y cercana.

Pelayo indica que afronta así el futuro queriendo convertirse en la aseguradora de referencia, estando cerca de las personas y ofreciendo respuestas claras, reales y directas. «De este modo, demuestra su capacidad resolutiva, poniendo la innovación en el centro de su negocio y con el claro compromiso de acompañar a clientes y mediadores de principio a fin».

Diálogo como hilo conductor

Para ello, dentro de la nueva estrategia de Pelayo, el diálogo se sitúa en el centro y no solo con clientes y colaboradores, sino también con todos los empleados que han sido claves en este proceso de transformación, impulsado desde dentro, para ser una compañía con una cultura mucho más ágil e innovadora.

“Desde el inicio del proyecto, hace más de un año, tuvimos claro que la marca era una apuesta estratégica para la compañía y una pieza fundamental para poder impulsar la transformación empresarial de Pelayo. Por ello, la definición del concepto estratégico ‘de tú a tú’, junto con nuestros valores: agilidad, compromiso y cercanía, fueron la clave para activar el diálogo a través de nuestra marca”, explica Emma Ruiz de Azcárate, directora de Marketing de Pelayo.

Todo este proceso ha sido liderado por el equipo de marketing, de la mano de la consultora BrandFor y ha permitido comprender las fortalezas de la marca Pelayo y estudiar cómo superar los retos que la firma tiene por delante para ser cada vez más relevante y diferencial en el mercado.

Precisamente, el trabajo en equipo ha sido lo que ha ayudado a la aseguradora a entender que la oportunidad para Pelayo está «en convertirse en un verdadero aliado de los clientes, mediadores y empleados, con el que se puede hablar y en el que se puede confiar».

La compañía subraya que el resultado es una nueva estrategia e imagen de marca mucho más moderna y dinámica, que refleja «a una nueva Pelayo que escucha y dialoga, con un estilo y una personalidad más cercana, vitalista y dinámica. Así, la nueva identidad es más sólida, transparente y funcional, lo que permite ganar visibilidad a la vez que transmite su nuevo carácter».

Esta nueva imagen se irá poco a poco implementando en todos los puntos de contacto de Pelayo «para trasmitir una experiencia de marca homogénea y donde el diálogo será el verdadero protagonista».