El presidente ejecutivo de Damm, Demetrio Carceller Arce, ha participado hoy en una sesión de Matins ESADE en la que ha analizado el impacto de la crisis de la COVID-19 en la compañía. Durante su conferencia, el presidente ejecutivo de Damm ha compartido con los asistentes online sus reflexiones y aprendizajes como presidente de una compañía que ha sentido profundamente el impacto de la pandemia y que vio cómo, de un día para otro, dejaba de servir a más de 45.000 clientes del sector hostelero sólo en España.

«Ante una situación como la que hemos vivido los últimos meses, en casos de empresas como Damm que proveen servicios básicos y no pueden parar su producción, resultó de vital importancia anticiparnos y contar con planes de contingencia y continuidad para afrontar cualquier situación», ha manifestado Carceller Arce. Asimismo, ha destacado también la necesidad de trabajar manteniendo una visión de sector más que de compañía para salir de una crisis que ha afectado con especial contundencia al sector hostelero.

La pandemia supuso una demostración de fortaleza para la cadena de valor de la compañía cervecera, poniendo a prueba la capacidad de producción nacional y logística garantizando el suministro. En este sentido, Carceller Arce hizo hincapié en el papel trascendental que juegan las personas en cualquier entorno empresarial. «En Damm nuestro mejor activo son las personas y debo agradecer el esfuerzo a los 5.000 profesionales que forman parte de Damm. Desde el inicio de la pandemia nuestra principal preocupación fue siempre proteger la salud de cada uno de nuestros colaboradores y colaboradoras», ha matizado.

Diversificación del negocio

Por otra parte, detalla que su «implicación directa» ha permitido que las plantas de producción «no dejaran de trabajar». «Hemos conseguido un resultado positivo a pesar de las grandes dificultades», confirma. Demetrio Carceller Arce ha puesto en valor la diversificación de negocios que Damm lleva desarrollando en los últimos 20 años como elemento fundamental para afrontar el impacto de la crisis con mejor aguante.

A pesar de que el impacto en cada uno de los negocios del grupo ha sido desigual, su presidente ejecutivo ha destacado la fortaleza financiera de su estructura de pasivo, la diversificación del negocio en diferentes canales y mercados a nivel internacional y la prudencia con la que se ha actuado durante estos meses como factores clave para afrontar la crisis con garantías. «Aunque las cuentas están pendientes de ser formuladas, a nivel de grupo hemos cerrado el ejercicio 2020 con una reducción en la facturación de en torno al 11%. Pese a todo, hemos conseguido cerrar con un resultado positivo con beneficios», ha apuntado Carceller Arce.

Las fuertes restricciones impuestas al sector hostelero han producido que la hostelería sea el sector que más prolonga el impacto de la crisis y el que mayor factura va a dejar. En este sentido, el presidente ejecutivo de Damm ha señalado que calculan que una vez termine la pandemia aproximadamente un 30% de los establecimientos no van a volver a abrir. Por ello, Damm desarrolló al inicio de la crisis un plan de apoyo individualizado según las necesidades de sus clientes.

Vínculo con la hostelería

Entre otras medidas, repuso los barriles de cerveza que quedaron empezados antes del confinamiento de forma gratuita para ayudarles en su reapertura e impulsó medidas como la instalación de mobiliario para ampliar terrazas cuando se limitó el servicio al aire libre, flexibilidad en el servicio ante las restricciones horarios. Además, como muestra de su firme apuesta por contribuir a la digitalización del sector, Damm lanzó Bar Manager, una app que ya utilizan casi 27.000 clientes y centraliza la relación de Damm con sus clientes además de ofrecer información de interés para el negocio hostelero.

En cuanto a las posibilidades de expansión internacional, Carceller Arce ha mostrado su optimismo ante las grandes oportunidades que el sector tiene en el exterior. «Los cerveceros españoles estamos haciendo un gran trabajo y su expansión internacional está siendo un caso de éxito». Pese a la dureza con la que la crisis ha afectado a compañía, Damm no ha frenado su actividad de mejora en el área de la sostenibilidad. «Creo que la sostenibilidad va a ser un vector fundamental de recuperación y crecimiento en los próximos años. La agenda de sostenibilidad es irreversible y tendrá que conciliarse con la agenda de recuperación y salida de la crisis», ha señalado su presidente ejecutivo.

En línea a su compromiso con la sostenibilidad Damm, además de ser la primera cervecera en eliminar las anillas de plástico en las latas, recientemente ha anunciado la sustitución del plástico por cartón biodegradable en todos los packs de latas. Carceller Arce ha querido también subrayar durante su intervención la importancia de la contribución social de la mayoría de las compañías del país, destacando como durante esta crisis sociosanitaria las compañías han sabido estar a la altura para atender las necesidades más urgentes durante los peores momentos.

Ayudas a través de la fundación

En el caso de Damm, su presidente ejecutivo ha puesto en valor las ayudas realizas por la compañía, quien, a través de su fundación, puso sus recursos a disposición de las instituciones públicas y privadas para poder atender la emergencia sanitaria, realizando entregas de gel hidroalcohólico, agua mineral, lácteos, comida de sus negocios de restauración o mobiliario de bares reutilizado para centros sanitarios, entre otras muchas acciones.

Durante el turno de preguntas, el también presidente de Cerveceros de España ha reclamado la necesidad impulsar urgentemente ayudas directas al sector hostelero. Según Carceller Arce “No pensamos que se pueda salir de esta crisis si no existen ayudas directas. Hay que actuar urgentemente, y no habrá recuperación este verano si no estamos preparados y abiertos y sin restricciones para el 1 de junio.”