Sebastián Albella no renovará como presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El presidente del supervisor, que culmina su mandato en las próximas semanas, comunicó hace tres semanas a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que no continuará en el cargo, según informan fuentes cercanas a Albella.

El todavía presidente del supervisor informó a la ministra de que no quiere revalidar su mandato al considerar que ya ha cumplido con su compromiso de cuatro años, tras los cuales se dedicará a una vida «más tranquila», de acuerdo con las mismas fuentes. El mandato de Albella culmina el próximo 25 de noviembre.

Tampoco renovará su cargo su número dos en el supervisor, Ana María Martínez-Pina, que llegó a la vez a la vicepresidencia de la CNMV tras ser presidenta del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), según informa El País.

Con anterioridad a su llegada al supervisor, Albella ejercía como abogado en el despacho Linklaters, del que era socio, durante una etapa en la que la firma tuvo la oportunidad de asesorar a Popular en la ampliación de capital de 2016.

De hecho, el propio Albella tuvo que acudir recientemente a la Audiencia Nacional para declarar por estos servicios y este jueves lo hará su socio Jorge Alegre. Albella ya era presidente de la CNMV cuando el banco fue resuelto por las autoridades europeas y vendido a Santander por un euro, en junio de 2017.

Previamente, Albella trabajó para la creación de la CNMV, en 1988 y formó parte del equipo que redactó la Ley del Mercado de Valores.