En España, un profesional autónomo puede cobrar en efectivo. Hasta cierto punto. Existen una serie de límites que impiden a este tipo de trabajadores, y a las empresas, recibir o ejecutar pagos en efectivo, aunque se refieran a la venta de servicios o productos legales.

En concreto, en España está prohibido realizar pagos en efectivo que superen los 2.500 euros, cuando ese desembolso sea realizado por una empresa o profesional. La cifra sube hasta los 15.000 euros cuando el encargado del pago sea una persona física; por supuesto, en este último caso, sin domicilio fiscal en España y sin proceder como entidad o profesional.

Multas para todas las partes

Si un autónomo recibe un pago de este tipo debe denunciarlo también. En el caso de no hacerlo, se le considera cómplice de la situación, exponiéndose a los mismos riesgos y multas que quien ha procedido al pago. Dicho de otro modo, estás obligado a denunciar si alguien ‘persiste’ en su intención de abonarte un trabajo o compra de productos de este modo.

Para evitar cualquier tipo de problema añadido, lo recomendable es guardar las facturas o justificantes de pagos de los últimos cinco año. Hacienda podrá revisar tu contabilidad hasta ese periodo de tiempo, prestando especial atención a los posibles pagos fraccionados que se hayan podido pactar entre las partes. La Agencia Tributaria vigilará también varias transacciones en metálico repetidas en el tiempo, si sospecha que tenían la intención de cubrir o disimular un único pago real por encima del límite legal permitido.

En caso de no cumplir estos requisitos y haciéndose efectivo el pago, tanto el pagador como el autónomo podrían tener problemas con Hacienda al considerarse una infracción de carácter grave. Por ello, una vez que la Agencia Tributaria es conocedora de la situación (tiene 5 años desde el momento en que se realiza el pago) ambos pueden ser multados. En ese caso, tendrán que pagar el importe de dinero en efectivo inicial más una multa pecuniaria del 25% de la base de la sanción.

La Agencia Tributaria tiene en su web un espacio desde el que se pude poner en su conocimiento una retribución que supere los marcos legales.

A través de su sección de “Denuncias de pagos en efectivo”, se puede proceder a denunciar este tipo de situaciones. De realizarlo así, no se tomarán represalias contra la persona que ha denunciado, según informa la propia Agencia Tributaria en su página web.