El trabajo por cuenta propia genera felicidad. O al menos así lo muestran los datos del último Informe Infoempleo Adecco. Según la documentación obtenida, a través de encuestas sobre este tipo de profesionales, el 64% se sienten más felices desde que trabajan por cuenta propia, frente a un 36% que no. Esta información cobra todavía más relevancia cuando la enfrentamos al dato de que el 66,1% de los autónomos afirman trabajan por cuenta propia por pura necesidad. La conclusión sería que, aunque se han visto obligados a darse de alta en el RETA, una vez allí, las condiciones que han encontrado les generan felicidad.

¿Qué hace feliz a un freelance?

Hay varias razones que hacen que esta felicidad llegue a los hogares de los freelances. La primera de ellas, apoyada por un 53% es la de ser su propio jefe, pero no es la única. Otros motivos como una mayor flexibilidad horaria (45,6%), más libertad (43,38%) o trabajar en el sector o actividad que quieren (43,18%) suponen un ‘plus’ para ellos.

Los trabajadores por cuenta propia podrían ser, entonces, la ejemplificación perfecta de que el dinero no da la felicidad. Y es que, según el informe, tan sólo uno de cada diez da ese motivo como ventaja; lo que podría tomarse como una confirmación de que apenas son unos pocos los que consiguen ganar más dinero que si trabajasen como asalariados.

Quizá también sea ese el motivo por el que la mayoría preferirían no ser autónomos por necesidad y trabajar por cuenta ajena, aunque hay otras causas que preocupan al sector. Por ejemplo, casi la mitad de ellos consideran que las cargas sociales y administrativas son el principal problema al que se enfrentan, seguida por la alta fiscalidad (42,5%).