Para aquellos que se animen a iniciar allí su actividad y emprender, Canarias tiene muchas ventajas. Además de su climatología y las distancias, ya que todo está más cerca al tratarse de un espacio más pequeño, convierten a las islas en una zona cómoda para vivir.

Esto se traducirá también en la calidad de vida y, por tanto, en la motivación tanto de los trabajadores como de la dirección para llevar a cabo mejor sus funciones y sacando una mayor rentabilidad al tiempo invertido de trabajo.

Pero eso no es todo ya que las Islas Canarias tienen una serie de ayudas, deducciones, impuestos y otras ventajas fiscales, que hacen aún más atractiva la idea de comenzar allí una actividad empresarial.

Aspectos más allá de la climatología

Las circunstancias comentadas con anterioridad favorecen un buen entorno para los negocios, la eficiencia de procesos y la productividad. Pero existen más alicientes. Emprender en Canarias da acceso a la Zona Especial Canaria (ZEC), un régimen fiscal y económico único de Canarias. De él se pueden beneficiar, en especial, negocios pertenecientes a sectores que allí no estén apenas desarrollados.

Existe un tipo de gravamen especial para estas empresas. Pueden acceder a exenciones fiscales sobre dividendos, sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos, reducciones sobre el Impuesto de Sociedades y sobre el IGIC (Impuesto General Indirecto Canario).

Precisamente el IGIC es otro de los beneficios isleños, ya que los tipos impositivos son menores que los del IVA (6,5% frente al 21%). El IGIC tiene, por debajo del general, el tipo cero (0%) y el reducido (3%). El primero de ellos se usa para bienes de primera necesidad o básicos, que tengan consideración de equipamiento comunitario; por ejemplo el agua. El segundo es para la importación de bienes de la actividad industrial, espectáculos musicales, alimentos manufacturados, etc.

También existen tres tipos impositivos por encima del general. Estos son los incrementados (9,5% y 13,5%) y el especial (20%). El especial es para labores del tabaco (salvo los puros), mientras que los otros se aplican a vehículos y aeronaves, en el caso del de menor porcentaje, y, el otro, para bienes de lujo o santuarios, incluyendo los puros en este último.

Deducciones por inversión en Canarias y otras ayudas al emprendimiento

En Canarias, además, hay deducciones por inversión (DIC) dirigidas a las personas físicas que realizan allí su actividad y a aquellas empresas sujetas al Impuesto de Sociedades domiciliadas en las islas. Así podrán rebajar su factura fiscal con una deducción “del 25% del importe de las inversiones realizadas (precio de adquisición o coste de producción) teniendo como límite el 50% de la cuota íntegra, minorada del importe de las deducciones por doble imposición y bonificaciones”.

Por último, el archipiélago tiene dos ayudas diferentes dirigidas a emprendedores. Actualmente tienen abierta la convocatoria de 2020 para el Programa de bonos de Innovación (Innobonos) que ayuda a las pymes a encontrar proveedores para la mejora de su posicionamiento tecnológico o la innovación en los procesos que utilicen en el negocio para su funcionamiento.

El otro programa es el ‘Coworking EOI-SPEGC Gran Canaria’ de aceleración, dirigido a pymes del sector de las TIC de reciente creación o aquellas que tengan proyectos de reciente creación.

Esta jornada, a cuya conclusión los asistentes podrán disfrutar de un vino español y tiempo para el Networking, tendrá lugar el próximo jueves, 12 de diciembre a las 19:00 horas en la calle Fernanflor, 8 de Madrid. Todas las empresas que lo deseen pueden inscribirse gratuitamente, hasta completar el aforo, en el siguiente correo: creguero@canariaszec.com