Muchos autónomos y pequeños empresarios se están viendo envueltos en una situación más que complicada debido a la crisis del coronavirus. Aunque ahora, poco a poco, muchas empresas están pudiendo retomar su actividad, la fuerte bajada de ingresos o el haber tenido que cerrar por el estado de alarma, está dejando sin liquidez a muchos de estos profesionales.

Para solventar estas incidencias en la medida de lo posible, la normativa lanzada durante la pandemia permite que los autónomos suspenda, también, sus facturas de suministros de casa. Esta suspensión podrá realizarse sobre las facturas de electricidad y gas natural.

Para ejecutar el trámite, que debe realizarse frente al propio distribuidor o comercializador, el profesional no podrá hacerlo acudiendo a ninguna oficina o local. Asimismo, deberá incluirse en la solicitud el Código Universal de Punto de Suministro y los datos correspondientes al autónomo, que debe ser el titular de la factura. Punto importante para evitar problemas posteriores en la aprobación de las acciones. Esta solicitud de suspensión podrá realizarse sobre los periodos de facturación en la que se incluyan días comprendidos dentro del estado de alarma.

La devolución o pago de estos periodos de facturación solicitados se realizará en los seis meses siguientes de consumo. El importe total a deber se dividirá entre esos meses, pagando cada uno de ellos la misma cantidad.

La única condición que debe tener en cuenta el trabajador por cuenta propia es que, durante ese periodo de seis meses, no podrá cambiar de compañía de suministros. Con el objetivo de rechazar estos posibles cambios, las comercializadoras harán llegar a las distribuidoras un listado con titulares y CUPS que han suspendido este pago de suministros.

Contenido elaborado por: Sego finance