La Guardia Civil ha procedido a la detención de tres personas en una operación llevada a cabo contra expresos de ETA a los que la Justicia imputaría un posible delito de tenencia de explosivos al vincularlos con un ‘zulo’ localizado en 2019. Los arrestos se han registrados en Irún, Vitoria y San Sebastián. Uno de los detenidos, Imanol Jaio, no tendría antecedentes, por lo que además de un delito de posible tenencia de explosivos y armas se le imputa la de pertenencia a banda armada. Los otros dos detenidos son la ex presa de la banda, Ekhiñe Eizagirre y el también expreso de ETA, Kepa Arkauz.

Durante el traslado de uno de los detenidos en Zarauz se han vivido momentos de tensión con la Guardia Civil, cuando las unidades del Cuerpo que habían acudido a la localidad guipuzcoana han sido increpadas por decenas de personas al grito de «Alde hemendik, utzi pakean!» («Fuera de aquí, dejadnos en paz»).

La operación se habría llevado por orden de la Audiencia Nacional y dentro de la investigación llevada a cabo por el juez Ismael Moreno. Los arrestos se han registrado a primera hora de esta mañana y durante la misma se han realizado registros domiciliarios. Tanto Eizagirre como Arkauz se encontraban en libertad desde el verano de 2017 tras haber cumplido cuatro años y medio de prisión. Ambos formaron parte del comando ‘Ezpala’, que estuvo activo entre 2008 y 2010.

Los dos fueron detenidos en una operación policial llevada a cabo en mayo de 2013 en Francia por la Guardia Civil y la policía francesa y en la que fueron arrestados otras tres personas. Se les acusó de formar parte del aparato logístico de ETA. Ambos cumplieron parte de la condena en Francia antes de ser entregados a España.

Ahora el juez de la Audiencia Nacional investiga la posible vinculación de los detenidos con el ‘zulo’ localizado el año pasado en un paraje de Arraia-Maeztu, en Álava. Fue un paseante el que lo encontró de forma fortuita. En él se encontraron dos bidones con distintos explosivos, además de temporizadores y detonadores.

Tras los arrestos la izquierda abertzale ha denunciado la operación policial. Desde EH Bildu han asegurado que son «un obstáculo a la convivencia democrática por parte del Estado profundo que trata de sabotear permanentemente cualquier avance en Euskal Herria». Para a coalición estas detenciones «no ayudan a «la construcción de la paz convivencia y al logro de la paz integral y definitiva».

Desde la plataforma de apoyo a los presos, Sare, se han impulsado movilizaciones esta tarde tanto en Arrasate como en Abadiño y Zarauz. La plataforma considera que con estas acciones se da «un paso atrás» ya que su objetivo es «crear sufrimiento y vengarse».