España

Iglesias cree que Casado "se ha metido en un atolladero del que no va a poder salir"

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su intervención en la segunda sesión del debate de moción de censura presentada por Vox, este jueves en el Congreso.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su intervención en la segunda sesión del debate de moción de censura presentada por Vox, este jueves en el Congreso. EFE

La intervención de Pablo Iglesias ha quedado un tanto deslucida al producirse justo al final de la de Pablo Casado, quien, sin duda, se ha comido el debate de esta moción de censura marcando un abismo entre el PP y Vox. La que iba a ser una de las intervenciones más esperadas ha tenido que conformarse con la de actor secundario porque la andanada del líder del PP contra su antiguo compañero de filas era difícil de superar e Iglesias parecía haber construido un discurso en torno a la abstención de Casado, que no ha cambiado.

Iglesias ha calificado de «brillante» el discurso de Casado y ha dicho de él que «se que no eres un ultra», «pero es tan consciente como yo de que llega tarde». En este debate «se libra una batalla en la derecha», ha proseguido el vicepresidente segundo quien ha alertado de un sondeo que arroja que la mitad de los votantes del PP eran favorables a la moción de Vox. «Si estos datos son ciertos, ustedes están perdidos, en un atolladero del que no van a poder salir».

Porque a pesar del durísimo discurso del líder popular, «dependen de la ultraderecha y eso lo saben en Europa. Saben que todas las posibilidades que tiene usted de llegar al Gobierno es junto a la ultraderecha y eso no les gusta en Europa». Dicha vinculación la ha extendido también a Ciudadanos a quien ha acusado de «estulticia estratégica».

«Han interiorizado que tienen que competir con Vox», ha proseguido el vicepresidente para acusar al PP de haber adoptado usos y modos de la ultraderecha, «un comportamiento faltón incompatible con tu discurso de hoy», como si Casado no hubiera marcado una enorme distancia con el partido de Abascal.

«Cada vez que Vox defiende a la monarquía está acortando su vida, porque en el fondo a Vox le da igual. No son monárquicos, son reaccionarios, cada que vez que identifican a la monarquía con la ultraderecha restan posibilidades de pervivencia», ha afirmado en otro momento de su discurso, ya muy desconectado de lo que había pasado poco antes y sin que Casado tuviera posibilidad de replicarle, aunque, por alusiones, Batet le ha otorgado un turno de cinco minutos.

Usted comparte mucho más con Vox de lo que cree», espeta Casado a Iglesias

Casado le ha espetado que «pensé que subía aquí para presentar su dimisión. Representa a un partido imputado por financiación irregular y está acusado por tres delitos», en alusión al «caso Dina». Y tras estas consideraciones no ha rehuido el debate ideológico, recordando cómo Santiago Carrillo aceptó la bandera constitucional «y el abrazo que que se dieron nuestros abuelos no lo rompamos los herederos. Hicimos algo que sorprendió al mundo y quiero que mis hijos lo disfruten». Así, se ha empleado a fondo contra Unidas Podemos, ante un Abascal desparecido. «Usted comparte mucho más con Vox de lo que cree», ha dicho, al tiempo que como colofón, ha recordado la situación de sus tres hijos prematuros, unos niños «que tienen a unos padres entregados, pero eso es lo único que nos une».

Iglesias también ha hecho un llamamiento a los partidos de la investidura para construir un nuevo modelo de país con la mente puesta en la negociación presupuestaria. Cree Iglesias que «tenemos una tarea que nos debe permitir afrontar las grandes debilidades estructurales de nuestro Estado»

Comentar ()