El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha declarado que él aboga por cerrar perimetralmente Madrid ante los dos puentes que se van a producir en noviembre, el de Todos los Santos y el de La Almudena. El dirigente madrileño trasladará mañana al Consejo de Gobierno, en la reunión semanal, su postura, según ha avanzado en una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press. «Desde mi punto de vista hay que restringir la movilidad y cerrar Madrid», ha manifestado.

Aguado cree que es necesario «bajar la curva de forma drástica» antes de las Navidades así como continuar en la senda de bajada de casos que se está produciendo en la autonomía. Asimismo, el vicepresidente ha sostenido que prorrogar el estado de alarma seis meses es «excesivo» y ha pedido que se negocie más rendición de cuentas por parte del Gobierno.

También ha declarado que el estado de alarma es una herramienta «excepcional y temporal» y ha indicado que es necesario «ir viendo cómo va evolucionando la pandemia». «Creo que es absolutamente excesivo y por eso creo que hay que intentar entre todos que eso se corrija y que haya rendición de cuentas en el Congreso y que luego se vaya reevaluando», ha declarado. Para Aguado, es necesario establecer «tiempos razonables».

El PP aleja el cierre

Sin embargo, el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, el popular Enrique López, ha desmentido las palabras del vicepresidente y ha alejado el cierre perimetral de la región de cara al puente porque «hoy por hoy la situación en Madrid es de control» y «nos situamos por debajo de la media nacional de contagios».

López ha afirmado que la intención del ejecutivo madrileño es, de momento, seguir adelante con las «medidas quirúrgicas». «No nos gustan los cierres», ha sentenciado en una entrevista en Espejo Público.