La Audiencia Nacional ha citado a declarar a 12 jóvenes acusados de un delito contra la Corona por participar en un acto de Sortu en el que se decapitó una escultura del Rey Felipe VI y de Cristóbal Colón. Los hechos ocurrieron el pasado 12 de octubre en Pamplona, frente al Palacio de Navarra, en un acto organizado por Sortu. La formación de la izquierda abertzale congregó a decenas de jóvenes, así como a varias asociaciones de inmigrantes, para condenar lo que definieron como «Día del colonialismo supremacista del Reino español».

Durante el acto los participantes colgaron sendas sogas a dos estatuas con la imagen de Felipe VI y Cristóbal Colon y tras lo cual tiraron de ellas hasta hacerlas caer. Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil abrieron sendas investigaciones y que ahora han concluido con ala apertura del procedimiento a cargo de la Audiencia Nacional por la posible comisión de un delito contra la Corona.

Los jóvenes han sido citados a declarar el próximo mes de enero, entre los días 12, 13 y 14. Una declaración que se llevará a cabo por vía telemática. Hoy dos de los acusados, Lur Arbizu y Unai Ekizan han asegurado que con estas citaciones la justicia española pretende «criminalizar la crítica política». Consideran que desde instituciones como la Audiencia Nacional se quiere hacer al Rey Felipe VI «intocable»: «No sólo en el ámbito judiciala sino también en el político».

Han añadido que la investigación abierta también pretende acallar las críticas a la «historia colonial» de España, que es lo que también se denunció en el acto llevado a cabo en Pamplona el 12 de octubre pasado.