El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, afirmó este miércoles que la región comenzó la campaña de vacunación contra el coronavirus a un ritmo menor del normal por «mantener la prudencia». «Esta vacuna se ha aprobado en un tiempo excepcionalmente corto y como responsables públicos era necesario mantener la prudencia para ver cómo reaccionaban los primeros vacunados», lanzó durante la rueda de prensa en la que se pretendían dar a conocer nuevas restricciones sanitarias frente a la pandemia.

«Hemos entendido desde el rigor que en todo momento ha presidido nuestra actuación, que era bueno que los primeros días esperáramos a ver los efectos de la vacuna en forma de reacciones adversas o efectos colaterales. Una vez que hemos comprobado que no había ninguna reacción, hemos agilizado la implementación de la vacuna».

Las reacciones críticas hacia Vara no han tardado en llegar, algo que él mismo ya contemplaba y de lo que advirtió en la comparecencia: «Entiendo y asumo las críticas, pero me ratifico en que era la estrategia adecuada el ser prudente en los primeros días para asegurarnos ahora de que podemos adoptar un ritmo mayor sin que eso vaya a tener ningún tipo de circunstancia».

Sin embargo, este jueves el dirigente socialista ha publicado un nuevo mensaje en su cuenta de Twitter en el que ha querido quitar hierro a sus declaraciones tirando de ironía. «Acudo humildemente a pedir disculpas al juez supremo de las redes sociales», escribía. «No tengo ni he tenido nunca duda alguna sobre las vacunas. Me confieso de haber pecado de prudencia», se reafirmaba.

La comunidad más azotada por la tercera ola

En este contexto, la Junta de Extremadura está manteniendo reuniones bilaterales con el Ministerio de Sanidad y con el Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias para ir evaluando la «mala» situación de la comunidad autónoma por las «altas» tasas de incidencia de Covid-19 que está padeciendo.

Estas reuniones se mantienen de forma complementaria a la «cogobernanza» que se está desplegando en el sistema nacional de salud a través del Consejo Interterritorial de Sanidad, según ha explicado este jueves el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, quien ha agradecido en todo caso esa «cogobernanza» tanto a los consejeros autonómicos como al propio Gobierno de España.

Los últimos datos del Ministerio de Sanidad y de la comunidad autónoma ponen de manifiesto una incidencia acumulada a los 14 días de 1.131 casos por 100.000 habitantes, frente a los 492 casos por 100.000 habitantes en el resto de España; además de una incidencia acumulada a los 7 días de 673,97 casos por 100.000 habitantes, frente a los 270 casos a nivel nacional.

De igual modo, la incidencia acumulada a los 7 días en la región es superior al 50 por ciento de la cifra de incidencia acumulada a los 14 días, un «indicador precoz» que puede seguir «creciendo» en los próximos días, según Vergeles.

También, el número reproductivo instantáneo en Extremadura se sitúa en 1,28, mientras que a nivel nacional se sitúa en 1,12, ha explicado el vicepresidente segundo, quien ha recordado que «siempre que este índice esté por encima de 1 las posibilidades de crecimiento todavía en los próximos días son también importantes».