La consellera de Sanidad del Gobierno valenciano, Ana Barceló, ha advertido este lunes que la transmisión comunitaria está «sin control» y es «generalizada» en la Comunidad Valenciana, con «presión mantenida y creciente en prácticamente todos los departamentos de salud». De hecho, «el número de casos positivos, las hospitalizaciones y el número de fallecidos superan ya las cifras de la primera ola».

Barceló ha comparecido a petición propia este lunes en la Diputación Permanente de Les Corts para explicar la evolución al estar «en uno de los momentos más difíciles y complicados» de toda la pandemia desde que el virus entró en la Comunidad.

Barceló ha actualizado las cifras a 25 de enero: el índice de reproducción del virus, capacidad de contagio por una persona, es del 1,03, superior al umbral de <1 que se marca para dar por controlada la pandemia, y la incidencia acumulada en los últimos 14 y siete días está por encima de la media nacional (1.245 casos y 529 por cada 100.000 habitantes, respectivamente).

También ha alertado que el número de brotes comunicados desde el inicio de la pandemia asciende a 5.163, con un total de 27.327 casos asociados. En un elevado porcentaje cercano al 70% se producen en el ámbito social y familiar.

Por grupos de edad, en la última semana predominan los casos en 35-64 años (39%), mayores de 64 (26%) y 15-34 (23 %). La ocupación hospitalaria es de actualmente 4.338 ingresados en planta y 586 pacientes en camas de críticos.

El total de fallecimientos en la Comunidad llega a 4.131 personas, con una tasa de letalidad Covid desde el inicio de la pandemia del 1,77%. «Detrás de estas cifras hay vidas rotas, inacabadas. El coronavirus también nos ha condenado a la soledad más absoluta en el momento de la despedida», ha lamentado la titular de Sanidad, que ha apostillado: «El dato no nos ofrece el sufrimiento, la angustia, la generosidad, el esfuerzo, el llanto, la soledad».

Comunicación y esperanza

Por ello, ha destacado que desde la Conselleria de Sanidad se han desarrollado desde el inicio de la pandemia acciones de comunicación y difusión para que «la ciudadanía estuviera y esté puntual y adecuadamente informada» acerca de las situaciones de riesgo, así como de las medidas de autoprotección y precauciones a adoptar con la finalidad de evitar la transmisión del coronavirus.

En concreto, ha recordado que a principios de octubre se lanzó la campaña de vacunación contra la gripe que este año tenía «un especial valor de protección» para los grupos de población más vulnerables y para el personal sanitario, socio-sanitario y esencial.

Además, ha comentado que durante el otoño y lo que llevamos de invierno se han incrementado las oleadas informativas que se han lanzado a través de los diferentes medios de comunicación y redes sociales para dar a conocer cuáles eran las diferentes medidas y recomendaciones que se iban adoptando con el fin de mitigar la transmisión del virus, ha resaltado.

Barceló ha subrayado que también han querido estar al lado de los profesionales sanitarios y en noviembre se lanzó la campaña ‘La violencia no cura’, para instar a la sociedad en general a rechazar cualquier agresión verbal o física a los que «con su enorme esfuerzo y durante tanto tiempo, lo están dando todo por cuidarnos».

«Durante todo este tiempo hemos aprendido a manejar términos desconocidos para todos nosotros, Covid, Rastreo, índice de Reproducción, Incidencia acumulada, o secuenciación, han ampliado nuestro vocabulario casi al mismo tiempo que hemos ido conociendo y aprendiendo algo más del comportamiento del virus y ahora seguiremos incorporando nuevos términos que nos hablan de esperanza», ha apostillado Barceló en alusión a la vacuna.