España CARLOS DÁVALOS

Carlos Dávalos: "Lo mejor que le pudo pasar a Vargas Llosa fue no ser presidente"

Imagen de Carlos Dávalos con la portada de su libro La furia del silencio

Carlos Dávalos. Marianna Jaszczuk

En los años 90 Perú vivía inmerso en un contexto político violento. Fujimori le había ganado sorprendentemente las elecciones a Vargas Llosa y el país acabó al poco tiempo bajo un régimen dictatorial. Muchos salieron rápidamente del país, otros se quedaron con miedo y aquellos años son ahora el contexto de la primera novela de Carlos Dávalos (Lima, 1979).

La furia del silencio (Lumen) se publicó este 9 de febrero y en ella, a través de la mirada de un niño, el autor peruano recorre ese país que fue el suyo y que ahora mira desde Madrid.

Pertenece a este grupo de autores latinoamericanos que ya se sienten lejos de ese boom de los 60 y de su posterior rechazado; pero con los que comparten una realidad. «América Latina sigue estando ahí en todos nosotros. Es un lugar donde las cosas pueden cambiar de un día para otro. Nosotros en Perú hemos llegado a tener tres presidentes en una semana y eso quieras que no es muy rico a nivel creativo», asegura.

Dávalos se centra en ese cambió de década, de 1980 a 1990, que tanto afectó a Perú. «Teníamos hiperinflación, el problema del Sendero Luminoso, las guerrillas… Surgió la candidatura de Mario Vargas Llosa y al final acabó ganando, con el apoyo de la izquierda, Alberto Fujimori que no tardó en convertirse en dictador. Ese contexto es el que utilizó y lo narró a través de los ojos de un niño, el protagonista», explica y añade que «en aquella época no había redes sociales, ni internet y al final con esa edad todo lo ves de una manera inocente, no sabíamos que estaba pasando».

Porque, aunque la novela no contiene muchos elementos autobiográficos, el autor y el protagonista comparten tiempo y edad. Y quizás mirada. Para Dávalos que Vargas Llosa perdiese las elecciones fue malo para el país pero bueno para el escritor. «Ahora Fujimori está preso y cuatro de los presidentes que hemos tenido están investigados e incluso uno se suicido porque le están a punto de juzgar por corrupción», cuenta.

Cuarón y yo estuvimos durante un tiempo pensando en algo similar»

Carlos dávalos

En la novela también se tocan ciertos elementos sociales, entre ellos, el aborto. En 1990 estaba prohibido y en 2021 la ley no ha cambiado mucho. Solo se permite interrumpir el embarazado si la madre corre un riesgo grave. «Lo reflejo en el libro, sí, porque así son las sociedades latinoamericanas, bastante conservadoras. Ahora tenemos elecciones y puede que la marea verde argentina afecte en algo aunque no estoy seguro».

Muchos elementos de La furia del silencio pueden recordar a Roma de Cuarón y el autor asegura que él mismo se impresionó cuando vio la película. «Yo había terminado mi manuscrito cuando se estrenó y pensé que Cuarón y yo habíamos estado durante un tiempo pensando en algo similar», comenta.

Al final, aquella Latinoamérica de finales de siglo, aquellas familias acomodadas; como eje central de ambas obras. Como dice la editora de Lumen al presentar esta novela: «La nueva ola de escritores que nos recuerdan a García Márquez, a Vargas Llosa».

Comentar ()