El Gobierno de Melilla ha retirado hoy la última estatua que quedaba en España dedicada a Francisco Franco. El desmantelamiento de la escultura fue aprobado el lunes en la Asamblea con el apoyo de los tres partidos que conforman el Gobierno -Coalición por Melill, PSOE y Ciudadano- y del diputado no adscrito y expresidente de Vox Jesús Delgado Aboy.

El PP, grupo mayoritario de la Asamblea con 10 de sus 25 diputados, se abstuvo, mientras que Vox, que solo tiene un escaño en la Cámara regional, ha votado en contra.

  • Estatua de Franco en Melilla
    • Compartir

Los tres partidos del Gobierno celebraron con aplausos la aprobación de esta propuesta, con la que, según el partido mayoritario del Ejecutivo -CPM- Melilla inicia «ese camino hacia una democracia plena», pues la estatua «lo único que hacía era mantener a la ciudad anquilosada en el pasado».

  • Estatua de Franco en Melilla
    • Compartir

Durante el debate, representantes de PSOE y CPM han afirmado que es «un día histórico» y han hecho un llamamiento al PP para que apoyara la propuesta de retirar la estatua porque no votar, como hizo en comisión, supone «ponerse de perfil» y añadir «el silencio a la inacción» en sus años de Gobierno.

    • Compartir

El portavoz popular, Miguel Marín, ha incidido en que la estatua de Franco representa para el PP «a los militares que acudieron al socorro de la ciudad en 1921 para proteger a los melillenses del asedio al que estaba sometido por las tropas de Abdelkrim», razón por la que el anterior Ejecutivo no la retiró y el PP pide ahora «un homenaje a aquel episodio» con un monumento y unas jornadas.

    • Compartir

Tanto PSOE como CPM lo han negado asegurando que el acuerdo del Pleno de 1975 insta a «erigir una estatua al Generalísimo Franco» y, según la consejera de Cultura, Elena Fernández Treviño, «lo de la placa se decidió años después» y ha dicho que al Gobierno local le da «igual lo que ponga en esa placa» porque «ese señor es Franco».

    • Compartir

El presidente del PP y expresidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha intervenido brevemente en el debate para acusar al Gobierno de llevar al Pleno un «debate totalmente desfasado» con el único objetivo de «montar jaleo» y «hacer mérito político después de tanto fracaso cada día, no por recordar 1939 ni a las víctimas de aquella disparatada Guerra Civil».

«Estas cuestiones tan importantes que marcan el carácter de una democracia no se deben hacer con nocturnidad. Hacer desaparecer la estatua de Franco de forma sigilosa no beneficia a nadie», le ha respondido la diputada cepemista y vicepresidenta primera de la Asamblea, Dunia Almansouri, que ha anunciado que el Gobierno «no solo va a retirar esta estatua, sino toda la simbología franquista de la ciudad»