La Fiscalía de Madrid ha solicitado al juez Juan José Escalonilla que investiga a Podemos por presunto uso irregular de los fondos de la campaña electoral de abril de 2019 y por presunta administración desleal que investigue también, y en una pieza separada del caso Neurona, la contratación de una trabajadora de Podemos, María Teresa Arévalo, por parte de Irene Montero como cuidadora de sus hijos.

Arévalo era diputada por Podemos y, al quedarse fuera de las listas del partido, fue contratada como niñera de los hijos del líder de Podemos Pablo Iglesias y de su pareja, la actual ministra de Igualdad Irene Montero. Posteriormente, Montero llevó a su ministerio a Arévalo como asesora, ocupando ahora un puesto funcionarial de nivel 30.

El Ministerio Público pide al titular del Juzgado de instrucción número 42 abrir una pieza de investigación en base a las irregularidades internas denunciadas por la ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos, Mónica Carmona, que denunció la «contratación para servicios personales por parte de Irene Montero a trabajadores del partido».

Apropiación de costas procesales

La letrada Carmona comenzó a investigar «sigilosamente», como ella misma declaró, presuntas irregularidades internas en Podemos junto al abogado José Manuel Calvente y ambos fueron despedidos. Están convencidos de que el motivo de su despido fue haber puesto el foco en dichas supuestas ilegalidades que Calvente registró en la denuncia que dio pie a la investigación contra el partido.

El juez pidió a la ex responsable de Cumplimiento Normativo que aportara la información que tenga sobre los asuntos que investigó con Calvente, puesto que cuando se presentó la denuncia ella estaba de baja. En un escrito reciente presentado al juzgado, la abogada puso el foco en la contratación de la trabajadora del partido como niñera de los hijos de Montero, pero también en otros asuntos.

La denunciante afirmó que miembros de Podemos estaban cobrando costas procesales de procedimientos judiciales particulares cuando les habían representado abogados del partido, asunto que la Fiscalía también pide investigar.

Finalmente, Carmona también puso las sospechas en donaciones que el partido de Pablo Iglesias había hecho a la escuela Pablo Freire y la Fundación 25-M que el fiscal también interesa investigar en una pieza distinta a la del supuesto desvío de fondos electorales en los trabajos encargados por el partido morado a la compañía mexicana Neurona.