España

Montero y Echenique discrepan sobre si participar en las manifestaciones del 8-M

La ministra de Igualdad "seguirá la recomendación de Sanidad"; el portavoz de Podemos anuncia que acudirán a las movilizaciones que se convoquen

Pablo Echenique, Pablo Iglesias e Irene Montero. EP

Entre la posición de la ministra de Igualdad respecto a que el 8-M seguirán la recomendación de la titular de Sanidad, Carolina Darias, de que no «ha lugar» a ningún tipo de manifestación, y la del portavoz parlamentario de Unidas Podemos, que afirma que «si hay manifestación, irenos», media un enorme abismo.

Irene Montero «seguirá, como no podía ser de otra manera, las recomendaciones de la autoridad sanitaria», dicen fuentes del Ministerio. Y respecto a la posibilidad de que se «desdoble», habida cuenta de que además de miembro del Gobierno es dirigente de Podemos, insisten de forma tajante que «ella es ministra de Igualdad y se remite a lo que diga Sanidad». Lo que significa que no acudirá a ninguna manifestación en calidad de dirigente morada.

Pero casi de manera simultánea, en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique se manifestaba en sentido contrario. Durante una comparecencia ante los medios de comunicación, y tras quejarse de que el foco sólo parece puesto sobre las movilizaciones feministas del Día Internacional de la Mujer, también ha sido meridianamente claro: «Si las hay (manifestaciones) acudiremos».

Echenique recuerda a Ortega Smith «moqueando y tosiendo» el 8-M

Dice el portavoz del Grupo de Unidas Podemos que si bien «no me atrevo a hacer ninguna recomendación vemos que hay un montón de eventos, actos culturales y manifestaciones de todo tipo sobre los que no se pone un foco especial». A su juicio, el actual cuestionamiento «tiene que ver con el debate de hace un año en que se intentó estigmatizar el 8-M, mientras que Vox se reunió en Vistalegre y Javier Ortega Smith iba moqueando, tosiendo y dando la mano a la gente». Pocos días después se conoció el positivo por coronavirus del diputado y portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid.

Alude Echenique a la controversia de si debiera haberse prohibido entonces dicha manifestación cuando la OMS ya había lanzado una alerta sanitaria internacional por el Covid-no la pandémica- y tan sólo seis días después de aquello el Gobierno declaró el confinamiento domiciliario de los ciudadanos, que duró casi tres meses y medio. Ese fin de semana se celebró además un congreso de Vox y otros eventos deportivos multitudinarios.

En definitiva, «parece que tenemos que cuestionar que las mujeres salgan a la calle a defender la igualdad». Respecto a la posición mucho más cauta de la ministra Montero, aduce que el delegado del Gobierno en Madrid, el socialista José Manuel Franco, «ha emitido una orden por la cual puede haber 500 personas en esas movilizaciones», mientras que lo de Sanidad, no es más que una «recomendación» «por lo que a priori parece compatible, aunque eso tendrá que decidirlo el movimiento feminista».

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, fue tajante este miércoles tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. Subrayó que, dada la situación «de alto y extremo riesgo», celebrar este tipo de actos «no se entendería» y que «no ha lugar por coherencia». También en el PSOE hay discrepancias respecto a la decisión del Delegado del Gobierno en Madrid.

Por su parte, Igualdad invita a esperar a lo que diga este viernes el comité organizador del 8-M en rueda de prensa. Se están buscando otro tipo de alternativas como adornar los balcones o actos a través de las redes sociales, conscientes de que, un año después, se está muy lejos de haber vencido al coronavirus.

Comentar ()