La Fiscalía del Tribunal Supremo ha abierto diligencias de investigación contra Pablo Echenique tras las denuncias presentadas por la Confederación Española de Policía (CEP), el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Unión Federal de Policía (UFP) después de que el portavoz parlamentario de Unidas Podemos mostrara su «apoyo» en redes sociales a los jóvenes que se manifestaban de forma violenta contra la detención y encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. El Ministerio Público le ha asignado el mismo número (6/2021), por lo que se tramitarán ahora de forma conjunta.

Así lo confirma el fiscal de Sala Javier Huete en escritos remitidos a los máximos responsables de las tres citadas organizaciones sindicales, que acusan al parlamentario de incitar a la comisión de delitos de alteración del orden público por un mensaje publicado en su perfil de Twitter a las 21.18 horas del pasado 17 de febrero. «Todo mi apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles. Ayer en Barcelona, hoy en la Puerta del Sol. La violenta mutilación del ojo de una manifestante debe ser investigada y se deben depurar responsabilidades con contundencia», escribió Echenique.

En su denuncia, la CEP exponía que a esa hora ya era «de dominio público» la situación de violencia que estaban provocando los concentrados en la céntrica plaza madrileña y en sus alrededores. «Esos disturbios ya se habían viralizado en redes sociales y medios de comunicación y no era posible que el diputado los desconociera», sostiene la CEP, que recuerda que en el momento en que Echenique lanzó ese tuit ya se habían registrado incidentes similares en Vigo (Pontevedra), Tarragona, Barcelona, Gerona, Lérida y Granada.

La CEP dice que no era posible que Echenique desconociera cuando lanzó el tuit los actos de violencia que se estaban registrando

«Sin llegar a condenar los hechos violentos que se estaban produciendo, el señor Echenique lanzó un mensaje que los participantes en esos hechos sólo pudieron interpretar como una muestra de elogio, respaldo y legitimación en sus agresiones contra la Policía Nacional, el mobiliario urbano y comercios», argumenta. Y añade: «No cabe duda, en definitiva, de que si los graves disturbios ya eran conocidos y el mensaje citado no recogía condena alguna sobre ellos, los protagonistas de esos altercados recibieron un respaldo público cualificado (de un portavoz parlamentario de un partido político con presencia en el Gobierno de España) que se constituyó en elemento reforzador de esos actos vandálicos».

La Confederación Española de Policía considera que la reacción de Pablo Echenique tiene encaje en el artículo 559 del Código Penal, que sanciona con multa de tres a 12 meses o prisión de tres meses a un año «la distribución o difusión pública, a través de cualquier medio, de mensajes o consignas que inciten a la comisión de alguno de los delitos de alteración del orden público».

En este sentido, exponen que se lanzaron objetos contundentes (adoquines, botellas, vallas y señales) y se quemaron contenedores y papeleras, al tiempo que los participantes se ocultaban el rostro para dificultar su identificación. «El acto de violencia resultó potencialmente peligroso para la vida de las personas o bien pudo causar lesiones graves», subraya.

Escrito enviado por la Fiscalía del Supremo a la CEP informando de la incoación de diligencias de investigación.

En su denuncia, la CEP ha pedido a la Fiscalía del Supremo que tome declaración a Echenique y que solicite al Juzgado de Instrucción 46 de Madrid -en funciones de guardia el pasado 17 de febrero- copia testimoniada de los informes policiales sobre los disturbios registrados ese día en la Plaza del Sol y calles adyacentes, en los que se detalla la naturaleza violenta de los incidentes.

La Confederación Española de Policía ha calificado de «buena noticia» que la Fiscalía del alto tribunal haya abierto diligencias de investigación. «El denunciado ha reconocido públicamente que lanzó ese mensaje conociendo los graves disturbios que se estaban produciendo en el centro de Madrid y que lo redactó de manera consciente y tras una reflexión sobre su conveniencia. Eso demuestra que hubo dolo o malicia en esa declaración pública», explica el secretario general del sindicato, Víctor M. Vigil.

El SUP dice que la actitud de Echenique es «impropia» de un diputado que pertenece a un partido de gobierno

A juicio de este sindicato, el tuit difundido por Pablo Echenique «reforzó la decisión de los violentos de llevar a cabo esos disturbios» y tiene «relevancia penal». «Nosotros así lo creemos y por eso hemos presentado la denuncia, que ha sido admitida porque había elementos suficientes como para analizar los hechos en profundidad», añadió.

Desde el SUP consideran que la incoación de las diligencias de investigación era «necesaria» atendiendo a la «gravedad» de los incidentes que se registraron en varias ciudades, entre ellas Madrid. «La actitud del señor Echenique fue impropia de un diputado de Unidas Podemos, partido que forma parte del Gobierno, y de alguien que sabía que lo único que merecían las algaradas de la Puerta de Sol era una rotunda condena y no un mensaje de apoyo total. Fue irresponsable, por el momento que eligió y el contenido de su respaldo a los violentos», ha criticado.

El Sindicato Unificado de Policía considera que el tuit difundido por el portavoz de Podemos en el Congreso es «una falta de respeto para todos los policías» que resultaron heridos en dichos disturbios, al tiempo que le reprocha que no les haya enviado un mensaje de apoyo. «Para este diputado parece haber heridos de primera (manifestantes violentos) y de segunda (policías que pretenden restablecer el orden)», censuran.

«Nadie está legitimado para justificar y menos para alentar los actos de violencia vividos en nuestras ciudades. Pero, a nuestro juicio, lo grave es que lo haga el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, que es un partido que está en el Gobierno y es quien tiene que combatir los actos de violencia en vez de alentarlos», subraya la UFP.